Ir a contenido

MOVILIDAD

El nuevo bus a demanda de Torre Baró se estrena con 70 usuarios al día

Los viajes se reservan a través de una 'app' o por teléfono y el vehículo pasa por la parada a la hora solicitada

El Periódico

Autobús a demanda del barri de Torre Baró de Barcelona.

Autobús a demanda del barri de Torre Baró de Barcelona. / ACN

El nuevo autobús a demanda que recorre el vecindario de Torre Baró, en el distrito de Nou Barris de Barcelona, ha dado servicio a una media de 70 usuarios al día desde que entró en funcionamiento, el pasado 21 de enero. El vehículo, cuyos servicios se solicitan mediante una aplicación móvil o directamente llamando por teléfono, pretende enlazar la zona alta con la baja del barrio tanto para mejorar los accesos a comercios o infraestructuras como para enlazar con otros medios de transporte.

"En este barrio, que tiene una orografía y unas rutinas diferentes de las del resto de la ciudad, hace falta adaptar los servicios sin miedo a la innovación", afirmó este viernes la concejala de Nou Barris y cuarta tenienta de alcaldía, Janet Sanz, quien presentó el proyecto 'El Meu Bus' con la regidora de Movilidad, Mercedes Vidal. Esta última, por su parte, no descartó que el servicio se pueda acabar implementando en sustitución de los Bus del Barri en otras zonas de la ciudad, pero insistió en que es una prueba piloto para comprobar su viabilidad: "En el futuro veremos si otras zonas se adecúan a un transporte de estas características en el marco de repensar la movilidad de más proximidad". En concreto, esta prueba piloto durará dos años y entonces se analizará el rendimiento para decidir si se mantiene, modifica o anula el servicio.

Aprender a usar la 'app'

Desde la asociación de vecinos, Antonio Torrico celebró la puesta en marcha de este autobús a demanda, aunque destacó también algunos inconvenientes: hay bastantes personas en el barrio que no saben utilizar la aplicación para solicitarlo. "Se han hecho formaciones, pero se tendrán que hacer más", avisó, y pidió que cuando haya pasado un tiempo, si es necesario, se hagan correcciones y se revise el funcionamiento del servicio.

"Torre Baró no es un barrio resuelto, ni mucho menos. Aceptamos esta primera solución, pero no es la solución a nuestros problemas: los urbanísticos y los más sociales que nos afectan por ser barrio de trabajadores", apuntó Torrico, que resaltó que muchos de los problemas se arrastran desde la creación del barrio.

A pesar de los inconvenientes, aseveró Torrico, los vecinos quieren seguir viviendo en el barrio, y lamentó que siempre que se habla de la zona sea para anunciar problemas: "Que hoy se haga una rueda de prensa aquí, no por un problema, si no por una solución, para nosotros como vecinos es un placer y lo celebramos".