02 jun 2020

Ir a contenido

La tarjeta que simplifica el transporte público

El 'conseller' Calvet pospone al 2021 el pleno funcionamiento de la T-Mobilitat

El 'conseller' de Territori recuerda en el Parlament que "Londres tardó 10 años en hacer el cambio"

"No se trata solo de pasar de una tarjeta magnética a una digital, sino de un cambio de paradigma", explica

Óscar Hernández

El ’conseller’ de Territori, Damià Calvet, a la derecha, habla con el vicepresidente y ’conseller’ de Economia, Pere Aragonés, esta mañana en el Parlament.

El ’conseller’ de Territori, Damià Calvet, a la derecha, habla con el vicepresidente y ’conseller’ de Economia, Pere Aragonés, esta mañana en el Parlament. / Elisenda Pons

Damià Calvet, 'conseller' de Política Territorial i Obres Públiques, ha asegurado esta tarde en el Parlament de Catalunya que el nuevo sistema de pago y de tarificación del transporte público, la T-Mobilitat, estará en pleno funcionamiento en el año 2021, si bien la tarjeta como tal, en formato digital, se estrenará el año que viene.

"No se trata solo de un cambio de una tarjeta magnética a otra digital, sino de un cambio de paradigma en el sistema de transporte público", ha dicho Calvet en su comparecencia en una comisión del Parlament convocada para que explicara el retraso de la tarjeta única e inteligente de transporte bautizada como T-Mobilitat, que debía haber empezado a funcionar en fase de pruebas en el  2014, es decir hace cinco años. "Londres tardó 10 años en poner en marcha un sistema de pago similar", ha manifestado a los diputados para justificar la complejidad del proceso y sobre todo de sus fases.

"La T-Mobilitat no es solo una revolución tecnológica, sino que es la segunda gran revolución del transporte público después de la revolución que supuso la integración tarifaria", ha añadido Calvet quien, además del calendario previsto, ha detallado algunos detalles de la nueva forma de desplazarse.

Pago personalizado

La T-Mobilitat permitirá personalizar el pago del viaje a débito, a crédito o con recargas y adecuar la tarifa en función del tipo de usuario (estudiante, pensionista, etc.) y también en función de la repetición de los viajes (a más viajes iguales, menos precio, y a mayor distancia recorrida, menor importe por kilómetro). También se podrá utilizar desde cualquier dispositivo, ya sea un móvil, una pulsera o una tarjeta.

Pero la otra gran ventaja es la tarificación. Según ha detallado Calvet, la T-Mobilitat ofrece una tarifa plana única en un radio de 10 kilómetros desde el punto de partida y el precio se irá incrementando en tramos de cinco kilómetros. Esto supone la desaparición del actual sistema de zonas o coronas desde Barcelona, que tantos quebraderos de cabeza provoca al usuario cuando se tiene que mover en rutas no habituales.

Gestionar todo el transporte

El nuevo sistema, que calculará el precio automáticamente y lo cobrará, permitirá además gestionar todo el sistema público de transporte en función de horarios y afluencia, gracias a los datos generados por los centenares de miles de viajeros. Precisamente, la gestión de la información digital que generen los usuarios es uno de los puntos que preocupa a los diputados. Pero estos, ha aclarado Calvet, estarán siempre en manos de un ente público.

"Los datos siempre serán propiedad de la ATM (Autoritat del Transport Metropolità)", ha explicado el 'conseller', quien ha asumido solo parte de la responsabilidad por los retrasos de un proyecto que comenzó a andar en el 2012 con el anuncio que realizó el entonces 'conseller' de Territori Lluis Recoder. Calvet ha pormenorizado las fases pasadas del proyecto con sus parones. "El calendario no se ha cumplido por causas imputables a la empresa concesionaria, Soc Mobilitat", a la que, dijo, se le han abierto siete expedientes.