20 sep 2020

Ir a contenido

POLÉMICA CONTRATACIÓN

La Generalitat propone a una empresa que sancionó para llevar una residencia de Barcelona

Los familiares de los ancianos se muestran "decepcionados" y piden un cambio de rumbo al conseller de Afers Socials

El Govern subralla que no han podido vetar esta empresa porque no hay ninguna sentencia que la inhabilite para gestionar residencias

Elisenda Colell

Familiares de los ancianos de la residencia Bon Pastor en una reciente manifestación de protesta.

Familiares de los ancianos de la residencia Bon Pastor en una reciente manifestación de protesta. / ALBERT BERTRAN

La Generalitat ha propuesto que la UTE OHL Ingesan - Aproseat vuelva a gestionar la residencia Bon Pastor, de Barcelona. Lo comunicó la 'conselleria' de Afers Socials el pasado 15 de enero, cuando resolvió el concurso de tres residencias públicas de Barcelona que tienen la gestión subcontratada. Esta empresa escogida es la misma que hace dos años dejó sin comer a unos abuelos, ofrecía comida en mal estado, provocó al menos un caso de sarna y no cumplía las ratios de profesionales por paciente.  Lo denunció en ese momento la 'consellera' Dolors Bassa, que extinguió el contrato de gestión e impuso otra contratación. Sin embargo, esta segunda vez han vuelto a ganar. 

"Estamos muy decepcionados, no entendemos nada", lamenta María José Carcelén, la portavoz de la Coordinadora Residencias 5+1, que agrupa a todos los familiares de las cinco residencias afectadas por esta unión empresarial. Hace dos años, en el 2017, las familias denunciaron que estas dos empresas (la constructora OHL Ingesan y la Associació Aproseat) estaban causando un grave perjuicio para sus familiares. Un día los abuelos se quedaron sin comer y era habitual que faltara la comida o los pañales. No había suficientes trabajadores para atenderles a todos, y la limpieza también daba mucho que desear, denunciaron.

Se abrió investigación

La Conselleria d'Afers Socials, entonces comandada por la consellera Dolors Bassa, abrió una investigación tras descubrir un caso de sarna que afectó abuelos y trabajadores. En junio del 2017 concluyó que había "graves irregularidades" en la gestión de la residencia por parte de esta unión empresarial, entre otras por la falta de profesionales, la mala gestión de la medicación, las comidas y la limpieza. El Govern rompió los contratos de adjudicación, las traspasó a las empresas que habían quedado en última posición, y, tras la aplicación del artículo 155, el nuevo 'conseller', Chakir el Homrani, abrió un nuevo contrato.

Lo que no se esperaban los familiares de los residentes de Bon Pastor es que les tocaría volver a lidiar con la misma gestora. El 27 de enero la comisión de la mesa de adjudicación de la Generalitat valoró las distintas empresas y entidades que se presentaron, y el 15 de enero concluyeron que la empresa con mejor relación calidad-precio era la que, previamente, le habían retirado el contrato. "Nosotros solo podemos vetar una empresa si un juez lo ha prohibido", explican fuentes de la Generalitat, que puntualizan que la adjudicación aún no está en el trámite definitivo.

Ahora falta que la empresa envíe toda la documentación, se apruebe, se publicite el resultado final y se hagan y concluyan posibles alegaciones. Además, afirman des del 'govern' que tanto las condiciones como la partida económica es "mucho más exigente". En concreto, dicen, han aumentado la oferta económica un 20%. "La empresa sigue poniendo un precio mucho más a la baja de lo que dice la Generalitat, y las explicaciones técnicas son papel mojado", critica Carcelén, que se teme que la empresa va a seguir recortando en material básico para los abuelos, como los pañales, la comida o la higiene. 

"Dispuestos a todo"

"No podemos sacar a nuestros familiares de la residencia, pero lo estamos empezando a pensar", explica una de representante de los familiares de Bon Pastor, Toñi Almenzar. Todos ellos han entrado en este centro de titularidad pública tras una larga espera de las ayudas de la dependencia. "Necesitan unos cuidados que en casa no les podemos dar, pero si van a volver a estar en estas pésimas condiciones, no sé que vamos a hacer, estamos dispuestos a todo".

Este lunes la familias se han reunido con la nueva empresa y supuesta adjudicataria. Les han transmitido que son un "equipo nuevo" y que tienen "más dotación económica". Se han emplazado a verse en marzo, cuando, dicen los familiares, la empresa asegura que volverá a gestionar el centro.