Ir a contenido
La capilla de la Misericòrdia reflejada en los cristales de la fachada del Macba.

DANNY CAMINAL

conflicto

Misericordia por el Raval

Cultura y Salut se disputan el uso del mismo edificio mientras el consistorio firma el decreto para revocar la cesión al museo y le busca un nuevo espacio para crecer

El conflicto vivirá hoy un nuevo episodio con la lectura de un manifiesto de apoyo al Macba y la presentación de firmas de los vecinos a favor del CAP Raval Nord

Natàlia Farré

No se trata de escoger entre cultura y salud. Se trata de apostar por las dos. En esto es en lo único que coinciden todas las instituciones implicadas, léase Ayuntamiento, 'conselleries' de Cultura y de Salut. "Se trata, también, de focalizar en la idoneidad, el tiempo y los recursos. Y de ir todos a una". Esta viene a ser la solución, en palabras de Gala Pin, concejala de Ciutat Vella, que desde el consistorio pregonan para un conflicto que afirman es de ciudad y debe resolverse desde la ciudad (vamos, con la cooperación de todos los implicados), y que no es otro que el destino final de la capilla de la Miericòrdia. Edificio de titularidad municipal pero querido por el Macba para proyectar su ampliación y por la Conselleria de Salut para ubicar la nueva sede del CAP Raval Nord. Dos pretendientes para un espacio que ha generado revuelo en el barrio y el enfrentamiento entre dos sectores, el cultural y el sanitario, pese a que desde la Administración se insiste en que no debe verse así.

Antes de aprobar su plan estratégico, el Macba fue informado por el Ayuntamiento de la posibilidad de necesitar la capilla para el centro sanitario

Este lunes, los primeros presentan un manifiesto impulsado por la plataforma +MACBA+Cultura a favor del uso museístico de la capilla, firmado por reconocidos nombres del sector. Y los segundos, en clave vecinal, entregarán la última remesa de firmas, en total unas 5.000, para que el pleno del consistorio revoque la cesión al Macba del espacio para poderlo destinar al nuevo centro sanitario. Todo ello coge al Ayuntamiento en el centro. En el centro porque la solución le afecta directamente, suya es la gestión de la ciudad, y porque su papel en este culebrón es la cesión de un espacio para el equipamiento sanitario por el que todos se pelean; pero con el 'handicap' de que la resolución no depende prioritariamente de él. La última palabra sobre dónde debe levantarse el nuevo CAP la tiene  CatSalut o lo que es lo mismo, la Conselleria de Salut, según el convenio firmado en el marco del Consorci Sanitari de Barcelona. Así las cosas, Salut afirma que de momento "la única opción válida para el nuevo CAP ofrecida por el Ayuntamiento es la de la capilla de la Misericòrdia". Lo mismo que aseguran desde Cultura: "La única posibilidad encima de la mesa para ampliar el Macba es la de la Misericòrdia". 

El Dispensari Antituberculós proyectado por Josep Lluís, actual sede del CAP Raval Nord. / DANNY CAMINAL

Idoneidad, tiempo y recursos

La pregunta es obligada: ¿Hay diálogo entre los departamentos de la Generalitat? Desde Cultura sostienen que sí, y que además ellos dieron con una solución para todo: ampliar el CAP en su ubicación actual. Pero la realidad es que la opción ha sido descartada tajantementey en dos ocasiones, por CatSalut. "El primer motivo es de calendario, [...] un calendario no solo largo sino con incertezas e imponderables", explicó por carta el director de la entidad, Adrià Comella, al del Macba, Ferran Barenbit, el pasado 11 de enero. La segunda razón para decir no, es la "incompatibilidad" de ubicar un centro de salud "sobre una subestación eléctrica". Y es que la ampliación implicaría un cambio en el Plan General Metropolitano (PGM), trámite que ocuparía entre 9 y 18 meses, y construir encima de un montón de transformadores. Es lo que defiende Cultura y el manifiesto que este lunes se presenta. Pero ni lo uno ni lo otro son aceptables para Salut y los vecinos. Ni para el Ayuntamiento. "El tema es demasiado urgente para demorarlo y trasladar la cuestión energética implica tiempo, además de dinero a las arcas públicas [8 millones de euros costaba en el 2009] y el problema de buscar un nuevo solar de 2.300 metros cuadrados para reubicar la subestación en una zona de la ciudad con una densidad urbana como la del Raval", sostiene Pin.

La de la Misericòrdia fue la última opción planteada por el municipio tras descartar CatSalut otras siete posibles ubicaciones

Sí coinciden en algo ambas 'conselleries': la culpa es del consistorio por ceder el mismo edificio a las dos instituciones. Acusaciones que no acepta el Ayuntamiento, que insiste que se ha buscado la mejor solución (en cuanto a idoneidad,  tiempo y recursos) para todos, incluidos los ciudadanos que tienen derecho a ambas cosas: salud y cultura. "Parece como si solo el Ayuntamiento defendiera esta postura, cuando en realidad estamos haciendo operativa una decisión tomada por CatSalut", afirma la concejala que insiste en el compromiso del consistorio con el Macba: "Existe y se mantiene. Pero hemos de resolver una cuestión que hace muchos años que se arrastra y tiene que ver con temas básicos, como la atención primaria. Resolver esto es prioritario y no es incompatible con buscar alternativas para el crecimiento del museo". Tampoco acepta el consistorio  la denuncia de no apoyar la cultura, y saca cifras. Su aportación a las arcas del museo es superior a la de las otras administraciones: un 53% del total del presupuesto frente al 35% de la Generalitat y el 12% del Ministerio, en el 2018.

Siete propuestas rchazadas  

Así las cosas, lo suyo es deshilvanar el enredo para saber cómo se ha llegado hasta aquí. Además de preguntarse si no hay otra posible ubicación para el centro sanitario. El problema arranca en el 2006, cuando se empezó a hablar de la necesidad de ampliar y reformar el CAP Raval Nord. "Entonces era importante, ahora es urgente para garantizar la seguridad de usuarios y trabajadores. Y es  viable porque existe la financiación", defiende la comisionada de Salud del consistorio Gemma Tarafa. Así que con la puesta en marcha del Pacte de Ciutat 2016-2023 se pidió al distrito que buscara un emplazamiento para el nuevo CAP. Se miraron hasta siete enclaves diferentes, desde la sede del propio distrito o la antigua Escola Massana hasta el solar de lo que fue el cine Pelai. Los arquitectos de la 'conselleria' de Salut los descartaron por inviables. Y así se llegó a la capilla en disputa: "Siempre ha sido la última opción, solo aceptable si se descartaban el resto", defiende Pin. Y de ello avisó al Macba antes de Consejo General del museo que aprobó por unanimidad el Plan Estratégico, que incluye el crecimiento por la capilla, y alertó del tema en el mismísimo consejo.   

La capilla de la Misericòrdia vista desde el patio interior, el Jardí dels Tarongers. / DANNY CAMINAL

Luego llegó una comisión mixta entre las dos 'conselleries' y el Ayuntamiento para estudiar más posibilidades. Hubo una triada, el Convent dels Àngels, se volvió a la ampliación en el edificio actual y a la capilla de la Misericòrdia. La segunda opción, la posibilidad que presentó la ‘conselleria’ de Cultura el pasado verano tras haber sido descartada por la de Salut y que ahora defiende la plataforma +MACBA+Cultura. Y la última, la escogida por CatSalut por rapidez e idoneidad. A partir de aquí el Ayuntamiento puso en marcha el mecanismo para llevar la revocación de la cesión al pleno de febrero (las cesiones gratuitas aprobadas por pleno deben ser revocadas por el pleno). Ya han firmado el decreto, trámite previo, que incide en las dos opciones que contemplaba el convenio del 2013 con el Macba para su marcha atrás: situación de fuerza mayor y más de un lustro (se cumplirá en octubre) sin empezar las obras de adecuación de la capilla. Esta semana el Macba presentará las alegaciones. Y el día 22 se votará, basta con mayoría simple, y el consistorio afirma que no va solo a la votación.

Mientras se está abordando ya el crecimiento del Macba, "necesario" según Joan Subirats, comisionado de Cultura, y que se quiere hacer "de acuerdo con el museo en cuanto a sus necesidades". "Si entendemos que por encima de la capilla está la ampliación del museo en condiciones, encontraremos una salida". Hasta que esto pase, hoy se vivirá un nuevo capítulo de este desaguisado.