Ir a contenido

PLENO EXTRAORDINARIO

La oposición reprueba por cuarta vez a Colau por la inseguridad

La oposición reclama más recursos para la Guardia Urbana y la alcaldesa replica exigiendo más efectivos de los Mossos

Ernest Alós

Ada Colau, durante un pleno del Ayuntamiento de Barcelona.

Ada Colau, durante un pleno del Ayuntamiento de Barcelona. / JOAN CORTADELLAS

Cuarta reprobación a la alcaldesa Ada Colau en lo que va de mandato. La tercera, ya, por motivos relacionados con la seguridad en la ciudad. La del mes de abril empezó con una crisis desatada en las calles del Raval, la de los narcopisos y tras el rapapolvo tuvo unos frutos concretos, aunque tardíos, las batidas conjuntas de Mossos d'Esquadra y Guardia Urbana de octubre. La reprobación del plenario extraordinario del Ayuntamiento de Barcelona celebrado hoy nace de una encuesta, el barómetro municipal que señala la inseguridad como el problema que inquieta a más barceloneses (el 21%) y se sostiene en los datos previos que indican que la delincuencia creció un 19,8% entre el 2017 y eel 2018 pero los propios proponentes (más el PDECat que ERC) admiten que difícilmente tendrá consecuencias más allá de contribuir centrar en la actuación del Gobierno de la ciudad en materia de seguridad el debate preelectoral. La reprobación a la que se han sumado PSC, Ciutadans y PP llevaba anexa una petición de más medios para la Guardia Urbana y ha tenido como respuesta la demanda de la alcaldesa, Ada Colau, de que el Govern de la Generalitat destine al menos 150 agentes de la nueva promoción de los Mossos que se incorporará este verano a la ciudad de Barcelona.

¿En qué términos se establecerá el debate electoral de la inseguridad, que entre otros aspectos ha permitido a los republicanos dar una de arena ante el Gobierno de Colau el mismo día que abocaba paletadas de cal para encarrilar el proyecto del tranvía? Si el concejal del PDECat Jordi Martí ha llegado a utilizar textualmente la expresión "ley y orden", por parte de Esquerra Jordi Coronas instó a ahondar en las causas, a diferenciar entre el incivismo y la delincuencia, entre jóvenes fumando cannabis en un parque y un narcopisos y a no fiar toda la política de "seguridad pública" a la presencia policial. Carina Mejías (Ciutadans), en este sentido, criticó casi tanto el discurso de ERC como el de Colau (y qué no hubiera hecho Manuel Valls, cuyas expulsiones de gitanos de Francia recordó el concejal republicano).

Seguridad, izquierdas y derechas

Ha sido en una discusión anterior, cuando el pleno ha reprobado el bloqueo del 'Open Arms' por el Gobierno de Pedro Sánchez, cuando el teniente de alcalde Jaume Asens (señalado por la oposición como el principal responsable de la prejuicios antipoliciales con los que los Comuns llegaron al consistorio y que han enrarecido la relación con la Guardia Urbana) ha alertado del uso del miedo por parte de la derecha. "A la extrema derecha se la debe ganar pero no comprándole el marco mental a la derecha, que es lo que hizo Valls", y menos en materia de seguridad y policía, como ha sostenido que han hecho ERC y  PSC.

La respuesta, diferida, ha llegado del republicano Coronas. "Es muy importante que desde la izquierda abordemos el problema de la seguridad sin ningún tipo de prejuicio y miedo, porque si no, solo habla la derecha, que solo dice que esto se soluciona con más polis y más porras en la calle, y nosotros decimos que también con agentes cívicos y educadores de calle", ha replicado. "Ha habido prejuicios contra la policía y negación durante mucho tiempo de lo que estaba sucediendo", ha añadido el presidente del grupo socialista, Jaume Collboni.

Lo cierto es que las izquierdas hay cosas que se las tienen que hacer mirar si no quieren perder los barrios populares. Y lo señaló Carina Mejías, de Ciutadans, en una pulla contra lo que definió "buenismo populista". "Los problemas los sufren los barrios más humildes, más desprotegidos, pero no he visto una preocupación tan intensa por el vecino de Baró de Viver que fue cruelmente asesinado en la calle delante de su familia, y por cómo se permitió que esas personas se apoderaran de un barrio, como por la perra Sota". 

El papel de la Generalitat

Reprobación de geometría variable: PSC y ERC ha recordado la responsabilidad de la Generalitat, Alberto Fernández Díaz ha lamentado no poder votar un texto que reprobase tanto al 'president' Torra y al 'conseller' Buch como a Colau y la alcaldesa alegó que mientras su equipo de gobierno ha convocado plazas de la Guardia Urbana cada año (solo para reponer jubilados, le han recordado) y dedica 12 millones de euros a horas extras de los agentes, los Mossos no han ampliado la plantilla desde el 2009 y no dedican un duro a horas extras para compensar la dedicación de los agentes a tareas antiterroristas y a movilizarse ante el incremento de las manifestaciones en las calles de Barcelona por el contexto político actual.

¿Una unanimidad? La de reconocer el incremento de la sensación de inseguridad de los ciudadanos, reflejada en los barómetros, y la de los delitos cometidos efectivamente, tras un aumento del 4,5% entre el 2016 y el 2017 y de un 19,8% entre el 2017 y el 2018.

os matices han llegado desde la silla de la alcaldesa, que se ha escudado en un índice de 'The Economist' que sitúa a Barcelona como la 13ª ciudad más segura del mundo y ha refrendado, pese a las pullas de Carina Mejías, su frase de que Barcelona "no es una ciudad insegura sino que tiene problemas específicos de seguridad". En concreto, el de los narcopisos en Ciutat Vella, "en el que estamos trabajando y en el que se empiezan a ver frutos especialmente en el Raval",  el de los hurtos en Ciutat Vella y Eixample, "que es el delito que tenemos básicamente en Barcelona", y la sensación de inseguridad provocada por estos "que es estructural y también se ha multiplicado por nueve en Catalunya". Apreciaciones que han contradicho Coronas, que le ha recordado que no solo han aumentado el número de hurtos sino también el de robos con fuerza, y Collboni, que ha recordado que en Madrid y Valencia, ambas con coaliciones de izquierdas, la delincuencia ha aumentado por debajo del 1%.