Ir a contenido

APUESTA POR LA MOVILIDAD SOSTENIBLE

Se acabó el 2x1 en el Bicing

La nueva bici compartida de Barcelona inventa un sistema para que no se puedan montar dos personas

El servicio se estrena con 300 máquinas pero las eléctricas no llegarán en comandita hasta abril

Carlos Márquez Daniel

Primeras vueltas con el nuevo Bicing, en Nou Barris, este sábado. 

Primeras vueltas con el nuevo Bicing, en Nou Barris, este sábado.  / JORDI COTRINA

Llegaba un momento, en el salto de la niñez a la adolescencia, en el que tus padres te regalaban una bicicleta nueva. Era otra manera de hacerse mayor. Tan bonita, con su cambio de marchas, tan ligera y estilizada. Menos de niño. Más bici de verdad. Los usuarios del Bicing, que durante casi 12 años han hecho suyo el invento, sentirán un poco todo aquello a partir de este sábado. Se estrena el nuevo sistema de bici compartida, y los abonados pasarán paulatinamente de una máquina que les ha descubierto el ciclismo urbano a otro modelo más robusto, más adaptado y empático con la ciudad. Y con pequeños detalles que demuestran que la cosa ya es perro viejo: ya no se podrán montar dos o más personas

Tres jóvenes sobre un Bicing de toda la vida / ALBERT BERTRAN

Se ha empezado por los barrios de montaña donde hasta ahora no llegaba. Porque ese el gran objetivo del nuevo contrato de 10 años: que toda la ciudad (Vallvidrera deberá esperar...), tenga bici pública disponible. Por eso 1.000 de las 7.000 bicis nuevas serán eléctricas (se diferencian por un logo que indica que llevan batería, además del motor situado en el neumático trasero), aunque no las veremos circulando hasta el mes de abril. Ambos sistemas coexistirán durante estos tres o cuatro meses, pero al no ser compatibles, cada generación de 'bicing' debe dejarse en la estación que le toca. Las nuevas, de hecho, tienen un sistema de anclaje distinto y se pueden desbloquear con el teléfono móvil a través de un código QR. Se acabó eso de que la pantalla te diga qué bicicleta te toca, ya que a partir de ahora se podrá elegir la que más nos guste. Y lo de montarse varios encima, imposible: el guardabarros trasero se hunde se se aplica presión y la rueda trasera queda bloqueada

Se acabó lo de subir las bicis al camión con los remolques hidráulicos / JORDI COTRINA

El Bicing que gestionarán las compañías Cespa (filial de Ferrovial) y el fabricante canadiense PBSC funcionará las 24 horas del día y está previsto que incorpore publicidad, algo que el consistorio, a través de la empresa municipal BSM, ya está trabajando, tal y como ha anunciado la concejala de Movilidad, Mercedes Vidal, presente en la puesta de largo del servicio, en la plaza Major de Nou Barris, con un frío de mil demonios. La acogida, ha señalado la edila de Barcelona en Comú, está siendo "muy positiva". Lo corroboran las cifras, con cerca de 180 altas de abonado diarias desde el 8 de enero. En la memoria, ojo con la ambición, los enormes problemas informáticos que tuvo el Bicing con el aluvión de inscripciones. En el 2009 se rozaron los 200.000 (ahora son unos 105.000).

Detalle del origen de las nuevas bicicletas / c. m. d. 

Este sábado se han puesto en circulación unas 300 bicis en 20 estaciones (al final del proceso serán 519). Las parasas por cierto, serán mixtas, es decir, que se podrán dejar tanto las eléctricas como las mecánicas, y desaparece la barra que atravesaba toda la instalación que obligaba a alcanzar la acera andando por la calzada. Uno de los primeros usuarios ha sido un joven con destino a Horta. Tenía claro que ahí había una estación, "la parada piloto". "Soy socio desde hace algo más de un año, a ver cómo va la nueva. Espero que compense la subida de la tarifa". Los que localicen bicis y estaciones en la aplicación del móvil, identificarán las nuevas paradas porque tienen un color distinto. Recuerden: el destino y el final deben ser del mismo color.

¿Funcionan bien? 

Cada usuario deberá sacar sus propias conclusiones sobre las prestaciones de la bicicleta, pero basta una vueltecita para darse cuenta de que funciona bien, de que la posición es cómoda, de que es más ligera. La eléctrica, sin embargo, presenta una curiosa peculiaridad: no permite alcanzar una velocidad excesiva porque el pedaleo -sin posibilidad de cambiar plato o piñón- termina generando ese clásico efecto molinete en el que mueves los pies a una velocidad que ya no da más de sí. La mecanica, en cambio, con sus tres marchas, da la sensación de que, aunque parezca que debería ser al revés, es más rápida en llano y bajadas que la asistida (siempre que se mantenga el pedaleo, claro). En cualquier caso, un funcionamiento exquisito