Ir a contenido

SALUD

Barcelona impulsa el primer dentista municipal con precios asequibles

El nuevo servicio espera atender unas 36.000 personas al año con unas tarifas hasta un 40% inferiores a los del mercado privado

Luis Benavides

Barcelona presenta su primer dentista municipal

Barcelona presenta su primer dentista municipal / ALBERT BERTRÁN

El Ayuntamiento de Barcelona ha presentado este jueves el primer servicio odontológico municipal español abierto a toda la ciudadanía con precios hasta un 40% inferiores a los del mercado en la ciudad al ajustarse a los costes. Esta iniciativa municipal complementa el servicio de odontología gratuito para personas vulnerables en funcionamiento desde el pasado mes de junio en las instalaciones de la extinta mútua municipal PAMEM, situada en el número 137 de la calle de Viladomat.

El Ayuntamiento calcula que los trámites legales necesarios estarán listos en el 2019 y que el servicio tendría capacidad para atender a unas 36.000 personas al año. La iniciativa del Gobierno de Ada Colau requiere ahora la aprobación inicial en la Comisión de Derechos Sociales que tendrá lugar el próximo martes 15 de enero para que posteriormente sea sometida a exposición púlbica, se respondan las alegaciones formuladas y, si procede, se apruebe de manera definitiva en el Pleno del Consell Municipal de marzo. A finales de año podría estar en marcha, según ha declarado la alcaldesa de Barcelona. "Más de un 12% de la población no va al dentista por motivos económicos, cuando todos necesitamos salud bucodental porque es fundamental para tener una vida saludable", ha subrayado Colau, quien también ha apuntado que "no es solo una cuestión de salud física, sino también emocional o psicológica".  

Para la comisionada de salud, Gemma Tarafa, "la salud bucodental se ha desatendido al largo prácticamente de la historia" cuando puede tener "implicaciones cardiovasculares, gástricas y mentales, entre otras".  El primer dentista municipal abierto a toda la ciudadanía podría estar ubicado en Sant Martí, Nou Barris o Sant Andreu (tres de los distritos que concentran ese 12% de personas que no van al dentista por falta de recursos), en un local de alquiler no municipal para poder entrar en el mercado en las mismas condiciones que otros operadores; y podrían abrir otros a partir del tercer o cuarto año. 

Tanto el PDECat como el PSC, Ciutadans y el PP han tildado de electoralista la medida, que según el grupo presidido por Xavier Trias es «inviable e insostenible» y para los socialista se trata de una «improvisación electoralista». Carina Mejías sostiene que el "invento" de Colau "obedece a su desesperación ante el fracaso de todas sus políticas".

El consistorio, que ha elaborado un plan de viabilidad detallado que concluye que la iniciativa sería “totalmente viable económicamente”, creará una empresa 100% municipal que se autofinanciará sin necesidad de recursos públicos. Con todo, el proyecto contempla igualmente una inversión recuperable de unos 500.000 euros para adecuar el espacio y pasar de las tres butacas actuales a ocho. Las tarifas que garantizaráin la sostenibilidad de esta iniciativa van de los 55 euros de una obturación (13% inferior a las del mercado privado, según datos de FACUA), los 160 euros de una endodoncia (-30%) y los 30 euros de una higiene (-43%). "No haremos competencia desleal, aunque podamos ajustar los precios porque renunciamos al beneficio", ha puntualizado Tarafa, quien recuerda que las ocho butacas representan una cuota de mercado pequeña e intentarán captar a las personas que no van al dentista por problemas económicos.

Perfiles vulnerables

En la tercera planta del edificio rebautizado como Barcelona Serveis de Salut cuenta en este momento con tres odontólogos, dos higienistas y dos auxiliares. Los profesionales de este servicio pionero han atendido a más de 200 pacientes en situación de vulnerabilidad y han realizado unas 180 higienes, 350 obturaciones, 40 endodoncias y 30 prótesis. “Si se amplía el servicio al resto de la ciudadanía será necesario duplicar el personal”, avisa la higienista y coordinadora del servicio, Isabel Londoño, quien antes había trabajado ocho años como higienista en el ambulatorio de la Roca del Vallès.  

La sanidad pública ahora solo cubre las extracciones de piezas dentales y el tratamiento de fisuras y obturaciones en población infantil solo en caso de dientes permanentes. "Hace años me quedé sin muelas y en una clínica privada me pedían 1.600 euros que no me puedo permitir", explica Isabel, de 73 años, quien llegó a la butaca de Londoño en busca de unas protesis removibles a través de servicios sociales. "Desde los años 90 que no piso un dentista, pero cuando no tienes dinero no te queda otra", añade esta pensionista. 

J.C, de 56 años,  ya le han tratado seis caries y ahora le están preparando una protesis. "Si por cada caries te cobran 50 o 60 euros en las clínicas privadas, calcula. Piensa que cobro unos 600 euros y me dejo la mitad pagando la habitación", cuenta este extaxista y chófer en paro. "Si ya cuesta trabajo encontrar trabajo con mi edad -continúa-, imagina si encima tienes la boca mal y eso te genera inseguridad".

Los profesionales de este servicio municipal proceden principalmente de ambulatorios, y algunos también tienen consultas privadas. Es el caso de la odontóloga Silvana Rey. "Aquí trabajamos con perfiles muy diferentes al de las consultas porque tratamos a gente que hasta ahora no tenía acceso a la salud bucodental, y quizá por eso la gran mayoría vienen con una actitud muy positiva, agradecidos", explica la odontóloga, quien encuentra una "gran satisfacción personal" trabajando en esta pequeña consulta de la calle de Viladomat.