Ir a contenido

MATERIAL PELIGROSO

Se elevan a 12 los trabajadores de TMB afectados por amianto

La empresa asegura que ninguno está grave ni requiere tratamiento

Unos 600 empleados, de 800 sospechosos, se han sometido a revisión médica

El Periódico

Bajos de un convoy de la L-1 del metro de Barcelona inspeccionado.

Bajos de un convoy de la L-1 del metro de Barcelona inspeccionado. / DANNY CAMINAL

Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) ha elevado hasta 12 el número de trabajadores de metro afectados por el amianto. La mayoría sufren afectaciones en la pleura, aunque, según la compañía, no presentan una patología grave ni han requerido tratamiento, a pesar de que se tendrán que someter a controles periódicos.

TMB calcula que entre el 3% y el 14% de las personas expuestas al amianto en los convoyes de metro e instalaciones pueden sufrir afectaciones y, por lo tanto, no se descarta que aumente el número de casos.

Las revisiones se llevan a cabo mediante una tomografía axial computeritzada de alta resolución (TACAR), una técnica de diagnóstico por la imagen más sensible que la radiografía de tórax y que permite detectar lesiones torácicas de forma precoz, según TMB.

De momento, ya han pasado una primera fase del examen voluntario cerca de 600 trabajadores de los más de las 800 potencialmente expuestas al amianto y los resultados se comunican de forma individual.

Sin síntomas

En los 12 casos detectados de manifestaciones pleurares se ha documentado la exposición laboral al amianto. De estos, en nueve casos se ha registrado engordamiento pleural, en dos hay placas pleurales no calcificadas y un empleado presenta placa calcificada. TMB sostiene que "ninguno presenta patología grave ni sintomatología clínica y tampoco han requerido tratamiento médico". De momento, solo se les aplicará "un control médico periódico más intensivo dentro del programa general de vigilancia de salud de todo el colectivo", subraya la empresa.

Los controles al colectivo de 800 empleados del metro barcelonés en los servicios de Neumología de Vall d'Hebron empezaron en diciembre y continuarán a lo largo de todo este año 2019. Por ello, la empresa teme que la cifra de casos sospechosos siga aumentando a medida que se completen las revisiones médicas. de hecho, el mes pasado solo se habían detectado cinco casos.

Desde el 2002

El Metro de Barcelona realiza un programa de control de la salud de sus trabajadores desde que en el 2002 trascendió la peligrosidad del amianto. En un principio se vigiló a 180 trabajadores, "entre los que no se ha diagnosticado ningun caso de abestosis pulmonar, mesotelioma plural ni cancer de pulmóni ni de mediastino". Cuando el pasado otoño se detectò que la pintura de los bajos de algunos convoyes también tenía amianto, se amplió la vigilancia al grupo de 800 a los que ahora se están haciendo los chequeos médicos.