Ir a contenido

La precampaña

Maragall no descarta el tranvía antes de las municipales

El candidato de ERC se abre a hablar de la conexión por la Diagonal con el gobierno de Colau

El alcaldable republicano pasea por Les Corts y se reúne con representantes vecinales

Toni Sust

Ernest Maragall, durante el paseo que ha hecho este martes por Les Corts. / ACN / LAURA FÍGULS

Ernest Maragall se ha mostrado abierto a hablar con el gobierno de Ada Colau de la conexión del tranvía por la Diagonal, siempre y cuando el debate no se quede en lo estético y persiga una verdadera concreción del proyecto. El candidato de ERC a la alcaldía de Barcelona ha afirmado este martes que no hay porque evitar el debate por la proximidad de las elecciones municipales del próximo 26 de mayo.

Maragall lo ha afirmado en uno de los paseos que según su equipo el alcaldable hace casi cada día en un barrio distinto de la ciudad. Dicen que lleva una una veintena y este martes ha hecho el primero en presencia de los medios de comunicación, en Les Corts.

En el barrio, ha visitado la escuela Ítaca, el Club Joventut Les Corts y se ha reunido con un grupo de vecinos que tenían una petición concreta: en la calle de Numància, entre Travessera de Gràcia y Marqués de Sentmenat, se concentran 270 metros de recorrido sin paso de peatones, lo que lleva a la gente a cruzar como puede: ha habido accidentes. Los vecinos quieren un semáforo. Después, se ha visto con las integrantes de una asociación de mujere.

Paseo con Roger Torrent

Maragall ha hecho el paseo acompañado del presidente del Parlament, Roger Torrent, y ambos han comparecido ante los medios pasadas las cinco de la tarde y junto a un colegio, con el efecto consiguiente: decenas de alumnos les hacían fotos con sus móviles porque han visto que les grababan las cámaras y han inferido que eran famosos.

Pese al frío, Maragall ha llegado al cruce de Numància con Diagonal de copiloto de la moto de su jefe de prensa, en un recorrido iniciado en Aragó con Entença. Además del tranvía ha hablado de educación, como suele, para subrayar su importancia en el futuro de Barcelona, aunque por ahora sin concretar en demasía que se propone. Mañana no pasea. El jueves, Sant Andreu.