Ir a contenido

EN LA SAGRERA

Incendio en la Torre del Fang de Barcelona, una masía medieval ocupada hace meses

Tres de los ocupantes de la Torre del Fang, un edificio de propiedad municipal que tenía desde hace unos días orden de desalojo, han tenido que refugiarse del humo en el tejado

Otras 10 personas han huido por su propio pie de las llamas, causadas por una hoguera encendida en el interior de la finca

Felipe Valenzuela

Incendio en el edificio de la Torre del Fang, en el barrio del Clot.

Incendio en el edificio de la Torre del Fang, en el barrio del Clot. / MARCOS BONHORA

El fuego de una hoguera descontrolada se ha adelantado a la ejecución de la orden judicial de desalojar la Torre del Fang de Barcelona, la masía de origen medieval propiedad del Ayuntamiento de Barcelona, sin uso desde hace una década y ocupada desde hace meses. Doce de los ocupantes del edificio han sufrido este martes intoxicaciones a causa del fuego que ha afectado a la planta baja de la construcción, en la confluencia de las calles del Clot y Espronceda, en el barrio de la Sagrera. Las llamas han declarado a las nueve de la mañana y los bomberos las han logrado extinguir tras rescatar a las víctimas. Según los bomberos, el fuego no ha causado daños estructurales.

El ayuntamiento solicitó a finales de octubre la orden de desalojo al juez, aunque los vecinos la reclamaban desde la pasada primavera. Esta llegó hace unos días, pero el consistorio estaba pendiente de tener fijado el día para ajecutarla. Una vez finalizados los trabajos de extinción, este martes se ha tapiado completamente el edificio para evitar su reocupación. 

Ocupantes de la Torre del Fang, huyendo del fuego.

Qué hacer con el edificio

El Ayuntamiento de Barcelona está decidido a recuperar la construcción aunque sea con una década de retraso y aún no haya un proyecto definido.  Los vecinos de la torre hace meses que denuncian la situación de dejadez de la finca y la situación de degradación, así como la ocupación desde hace aproximadamente 10 meses del edificio, que alojó el archivo histórico del distrito de Sant Martí y está pendiente de recibir un uso definitivo una vez finalicen las obras del AVE. La masía tiene elementos originales de los siglos XIII a XV y fue reformada en el siglo XVIII.

Despliegue de los equipos de extinción de incendios, Mossos y emergencias en la Torre del Fang. 

El consistorio puso recientemente una mesa de trabajo para estudiar la situación actual del edificio y otorgar un uso a la histórica masía. Esta comisión tiene como objetivo barajar las posibles funcionalidades que se podrían albergar en su interior pero aun así el gobierno asegura que no se verá una puesta en marcha física del proyecto hasta el siguiente mandato.

En la mesa colaboran tanto las principales entidades vecinales como los grupos de la oposición. “Lo importante era que la reivindicación vecinal no se quedase enterrada”, asegura Carlos Escuredo, presidente de Esquerra Republicana en Sant Andreu, uno de los grupos promotores de la propuesta. Escuredo ve con optimismo la colaboración entre los partidos, el gobierno de Barcelona En Comú y las asociaciones de Sant Andreu y Sant Martí.

Un proyecto para el próximo mandato

El mismo consistorio también ve con buenos ojos la comisión creada para la conservación de la masía. Desde la sede del gobierno municipal en Sant Andreu aseguran que el edificio es “una pequeña joya con limitaciones pero muchas posibilidades”. Para el gobierno municipal, la participación de las entidades es fundamental a la hora de acertar en la funcionalidad de la Torre del Fang que, aseguran, será de naturaleza vecinal pero dirigido en este caso a los ciudadanos de El Clot, La Sagrera y Sant Martí de Provençals, por su situación en una zona limítrofe de los tres barrios.

La comisión se ha reunido en dos sesiones en las que se ha tratado la constitución de la mesa y la situación física del edificio. Las opciones más viables son los proyectos de un huerto para el patio exterior y, según ERC Sant Andreu, la posible instalación de un centro de memoria histórica que recupere el pasado agrícola de aquella zona de la Barcelona medieval.

Una exigencia histórica

Abandonada desde hace una década, la Torre del Fang se ha erigido como un símbolo histórico y representativo de ambos distritos. El edificio consiguió esquivar la posible demolición que se barajaba con las obras de la estación del AVE en La Sagrera después de una fuerte oposición vecinal. El consistorio decidió suspenderla en el aire -de manera literal- para que la tuneladora pudiese actuar por debajo sin afectar a la fachada del inmueble, con un proyecto que costó cinco millones de euros.

A pesar del considerable desembolso para garantizar la conservación del edificio, la masía quedó olvidada y abandonada hasta que unos okupas se instalaron en su interior. El gobierno actual intentó varias veces dotarla de vida pero la elevada demanda presupuestaria obstaculizaba cualquier tipo de proyecto. Queda a la espera descubrir si la mesa podrá presentar alguna propuesta antes de las elecciones municipales del próximo mes de mayo.

La respuesta de los bomberos

Tras el incendio de este martes, el Centre d’Urgències i Emergències Socials de Barcelona ha atendido a 12 afectados leves por inhalación de humo, cinco de los cuales han sido dados de alta in situ y siete han sido trasladados a centros hospitalarios. El cuerpo de bomberos ha rescatado a tres personas que se encontraban refugiadas en la azotea, y a otra persona más que se encontraba dentro de la finca. Algunos de los afectados han podido salir por su propio pie. 

Hasta el lugar de los hechos se han desplazado 10 dotaciones de Bombers de Barcelona, que han tenido que romper una reja para rescatar a las víctimas, y 10 dotaciones del  Servei d’Emergències Mèdiques. Además, se han desplazado hasta el lugar de los hechos Mossos d'Esquadra y la Guàrdia Urbana, para cortar el tráfico y facilitar la tarea a los bomberos.