Ir a contenido

la mobilidad que viene

El nuevo Bicing echa a rodar el próximo 9 de enero

Bicicletas mecánicas y eléctricas compartirán la misma estación y se podrán reservar con antelación

El Periódico

Las nuevas unidades, en este caso, eléctricas, en el almacén, a la espera de ser estrenadas.

Las nuevas unidades, en este caso, eléctricas, en el almacén, a la espera de ser estrenadas. / ACN

Martes, 9 de enero (la hora dependerá de cuán rápido trabajen los operarios) Barcelona estrenará la versión 2.0 de su popular Bicing. Será un estreno gradual. Cuatro meses serán necesarios para sustituir todas las estaciones disponibles por otras nuevas, distintas y más eficaces, y jubilar a las castigadas bicicletas actuales (12 años, en el calendario del pedal, las convierte en ancianas) por otras con mucha más presencia, 6.000 convencionales y 1.000 eléctricas. Unas y otras son idénticas por fuera. Solo un símbolo estampado en el guardabarros, un rayo, revela cuáles son las eléctricas, indispensables si, como está anunciado, el Bicing se expandirá esta vez a los barrios de montaña que hasta hora carecían de este servicio.

Los primeros agraciados serán los vecinos de Nou Barris y Sant Andreu. Allí comenzará el plan de sustitución. Formalmente comienza el día 8, pero esa jornada se dedicará a retirar algunas de las viejas paradas. La carrera contrarreloj comenzará un día más tarde, el 9. Hasta se han cronometrado. Los operarios tiene el reto de llegar a y en 90 minutos instalar y dejar lista para el servicio una estación. Un elemento a su favor es que las nuevas paradas no van ancladas al pavimento. Pero son inamovibles. Cinco toneladas de peso son su principal argumento.

Gigante mundial del pedal

La empresa que está detrás del nuevo Bicing, PBSC, llega con un currículum que impresiona. Tiene más de 51.000 bicicletas rulando por el mundo, en ciudades como Londres, Toronto, Montreal, Melbourne, Reykjiavik, Chicago y Nueva York. En esta última metrópoli, por cierto, los reponedores de bicicletas de las paradas viajan a pedales. Tiran del carro de carga. Pero, claro, Nueva York es llana. Barcelona, no. Por eso, la empresa ha realizado un diseño especial para la ciudad y se juega parte de su prestigio en el éxito de la versión eléctrica. No es como la de las tiendas. Son bicicletas inteligentes, sin marchas ni necesidades de aprendizaje. Montar y rodar.

Los viejos usuarios deberán tener en cuenta algunas novedades. La primera y principal, que los dos modelos de bicicleta compartirán las mismas estaciones de suministro. Los anclajes, distintos y más seguros, sirven para ambos modelos. La segunda novedad, nada desdeñable, es que desde la aplicación telefónica será posible reservar una unidad con cinco minutos de antelación.

En total, las bicicletas disponibles serán 7.000 (700 más que actualmente), pero no se descarta ampliar el parque hasta las 8.000. El número de estaciones también crece, hasta las 519. Su presencia será muchos más evidente en Horta-Guinardó, Nou Barris, Gràcia y Sant Martí, aunque el número crece también en otras zonas de la ciudad.

El nuevo Bicing se estrenará, salvo contratiempos, el próximo día 9. Durante los próximos cuatro meses de renovación, los usuarios deberán estar alerta. Las estaciones viejas y nuevas no son compatibles.