05 jun 2020

Ir a contenido

PATRIMONIO

Barcelona refuerza los contrafuertes del Saló del Tinell

La intervención estará lsita a tiempo para la gran exposición sobre la Barcelona medieval programada para el mes de febrero

Ernest Alós

Barcelona refuerza los contrafuertes del Saló del Tinell

Andamios en la fachada del Saló del Tinell.

El Museu d'Història de Barcelona (Muhba) ofrecerá a finales del próximo mes de febrero una nueva visión de la historia medieval de la ciudadcon una exposición que se instalará de forma semipermanente en el Saló del Tinell y la capilla de Santa Àgata, y una reconstrucción novedosa, con tecnología 3D, de la evolución del palacio, primero condal, después real, que acoge parte de sus instalaciones. Lo hará ya con la fachada de la plaza del Rei saneada. Pero no se trata solo de lucirla de cara a esa puesta de largo: la intervención, que ha entrado en su recta final y que el Ayuntamiento ha anunciado que estará lista justo después de las vacaciones, ha incluido también el refuerzo de los contrafuertes sobre los que descargan su peso los inmensos arcos del Saló del Tinell, motivo de preocupación para los conservadores del edificio desde los años 70.

Los trabajos, que habrán tenido una duración de tres meses, han ido a cargo del Institut de Cultura de Barcelona. Por un lado se han realizado trabajo de limpieza y rehabilitación de la fachada de la plaza del Rei, cubierta desde hace semanas por andamios y una lona, incluyendo todas las caras de los contrafuertes y la parte inferior de los arcos de la galería superior. La actuación no incluye la mal llamada torre del Rei Martí, que forma parte del vecino Palau del Lloctinent, propiedad del Ministerio de Cultura. 

La actuación interviene en áreas con patologías, por deterioro tanto de la piedra de Montjuïc como de las juntas de los sillares a causa de la contaminación y los agentes atmosféricos, y también en actuaciones anteriores que los responsables de los trabajos consideran "no respetuosas con el carácter del edificio". Sin alterar, eso sí, la reforma de esa fachada realizada bajo la dirección del arquitecto Florensa en los años 50.

Pero mucho más relevante para el futuro del edificio es el refuerzo metálico interno de uno de los contrafuertes, el número 3, siguiendo el mismo criterio aplicado en otros dos de ellos. Las obras de "verificación y reparación" del contrafuerte se ejecutan "ante la rotura sufrida en mayo del 2014 por el sistema de tirantes metálicos de refuerzo del contrafuerte 1".

El Saló del Tinell tiene una particularidad estructural: aprovecha los muros perimetrales del antiguo palacio condal románico, vaciado y convertido en un gran salón del trono, pero que no eran paralelos ni podían soportar los audaces arcos que cubren la sala. Para ello se construyó un doble muro y unos contrafuertes que soportan la carga de estos. Pero estos han sufrido alteraciones (oberturas para habilitar un pasillo en tiempos del rey Martí y perforaciones para desagües) y en los años 70, tras el derribo de las edificaciones anexas al salón para volver a abrir el antiguo jardín del palacio, el actual Verger del Marès, el conjunto empezó a sufrir movimientos en su estructura.