Ir a contenido

CONSEJO METROPOLITANO

La AMB suspende la polémica concesión del Aerobús

La Autoritat Catalana de la Competència investiga la posible concertación de ofertas entre empresas participadas por la actual concesionaria, Tusgsal

El Periódico

Un vehículo de la flota del Aerobus.

Un vehículo de la flota del Aerobus.

El Consell Metropolità del Àrea Metropolitana de Barcelona ha decidido hoy suspender la licitación del servicio del Aerobús, tras un segundo intento de renovar la concesión del servicio desde el inicio de un procedimiento accidentado que se iniciío en el año 2016. El concurso ha quedado paralizado después de que la Autoritat Catalana de la Competència haya instruido un expediente para dilucidar "la existencia de prácticas que podrían ser contrarias a la normativa de competencia, consistentes en una concertación entre algunas de las empresas" que optaban al autobús lanzadera entre Barcelona y el aeropuerto de El Prat, gestionado actualmente por Tusgsal junto con Transportes Ciudad Condal. 

"Ya que la licitación aún no está adjudicada y que la empresa mejor clasificada [en referencia a Tusgsal] podría estar implicada en una conducta restrictiva de la competencia", la Generalitat advirtió de "los riesgos de ilegalidad" a la AMB, por lo que esta ha decidido suspender el procedimiento de la licitación hasta que se resuelva el expediente, y pedir a la autoridad de la competencia que instruya el caso por el "procedimiento sumarísimo" para no perjudicar al erario, al interés público y a los participantes en la licitación. 

El expediente

La Autoritat Catalana de la Competència (Acco) abrió expendiente sancionador a cinco empresas que participaron en la licitación por apreciar "indicios racionales de infracción de la normativa de competencia" y comunicó a la Oficina Antifrau de Catalunya la existencia de un posible "conflicto de interés", ya que se trata de un contrato licitado por el Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) en el cual la propia AMB participa indirectamente a través de una de las empresas que presentan oferta.

En concreto, el expediente se inició contra las empresas Tusgsal; Cinesi -la matriz de la cual es la propia Tusgsal-; Transports Ciutats Comtal (TCC) - participada por TMB/AMB y el grupo Moventia-; Automóviles La Alcoyana y Serveis Generals de Mobilitat i Transport (SGMT), participada por Tugsal y TCC.

Competencia asegura que las empresas indicadas habrían coordinado presuntamente su comportamiento "para alterar el resultado del concurso del Aerobús". De hecho, "la oferta presentada por la unión temporal de empresas configurada entre Tusgsal, TCC y SGMT es la que ha obtenido una puntuación superior", por lo que es la virtual ganadora del concurso, que está pendiente de adjudicación, precisa Competència.

El pasado verano, Tusgsal se precipitó al dar por hecho, en una nota interna, la renovación del concurso, que gestionaba desde el año 2009 junto a Transportes Ciutat Comtal, al anunciar que había “conseguido la mejor puntuación del concurso para la prestación del Servicio Público de Transporte Colectivo de Viajeros en Autobús entre Barcelona y el Aeropuerto de El Prat (Aerobús) del Àrea Metropolitana de Barcelona, con una muy buena oferta que ha sido la escogida en competencia con otras empresas operadoras del sector”. Como  Monbus, por ejemplo, que ya gestiona el servicio entre el aeropuerto y Vilanova i la Geltrú y Sitges, o la valenciana Vectalia.

Las condiciones

Tusgsal gestiona las líneas de autobuses urbanos del Barcelonès Nord, el Nitbus y el Aerobus. Según las condiciones del concurso, con una validez de seis años, la compañía que se haga cargo del servicio ha de pasar a prestarlo con autobuses híbridos y con un horario de 24 horas al día los 365 días del año. La frencuencia en horario nocturno ha de ser de 20 minutos y los vehículos deberán contar con 65 plazas, wifi, dos monitores que emitan la situación de los vuelos en el aeropuerto y 10 conectores USB que permitan la recarga de teléfonos (mejoras que la actual flota incorporó en el 2015). El precio del canon que deberá abonar durante esos seis años es de 89,5 millones de euros.

PUBLICIDAD
inRead invented by Teads

El servicio fue gestionado desde su creación en el 2002 por TCC (Sarbus), y por Tusgsal y TCC desde el 2009, en un concurso al que también optaron Sarbus, Hispano-Igualadina (actualmente el grupo gallego Monbus) y Autocares Julià.

La AMB tiene también pendiente la renovación del contrato del Nitbus, del que fue apartada inicialmente Tusgsal en beneficio de Alsa aunque finalmente el concurso fue anulado tras un litigio y debe ser convocado de nuevo. Los sindicatos alertaron de que perder este contrato pondría en peligro 167 puestos de trabajo.