Ir a contenido

tradición al día

Las cenas de grupo prenavideñas repuntan y oxigenan la restauración de Barcelona

Los establecimientos despliegan menús de 30 a 60 euros y detectan menos contención en los presupuestos

El sector teme que uno de los días punta de reservas, el 21-D, pueda verse afectado por el conflicto político

Patricia Castán

Mesa montada para grupos prenavideños en el nuevo restaurante del Born, Zero Patatero.

Mesa montada para grupos prenavideños en el nuevo restaurante del Born, Zero Patatero. / FERRAN NADEU

Las cenas de grupo prenavideñas funcionan desde hace tiempo como un fiel termómetro del estado anímico -social y económicamente hablando- de una gran ciudad como Barcelona. En los últimos años los tíquets de diciembre de los restaurantes han reflejado con precisión matemática desde la euforia consumista de la época de la burbuja inmobiliaria, hasta el descenso a los infiernos de los bolsillos durante la crisis, la lenta recuperación en los presupuestos de los particulares y empresas, y el bajón anímico del 2017, donde economía aparte, la tensión política afectó a las ganas de juergas y a la cifra de reservas. Este año, el sector coincide bastante unánimamente en previsiones más optimistas, tanto en número de reservas como en una menor contención en el gasto. Miles de establecimientos barceloneses despliegan estos días menús sobre todo de entre 30 y 60 euros para satisfacer a los grupos de amigos y de empresas que celebran la Navidad antes de las fechas familiares.

Un único nubarrón preocupa a los empresarios, sean grandes o pequeños, y es la posibilidad de que se produzcan enfrentamientos graves en la calle con motivo de Consejo de ministros del 21-D y estos deriven en cancelaciones de comidas o cenas precisamente en el día más potente de reservas, además de la noche del viernes 14. La patronal ya hizo un llamamiento a la calma el pasado martes y confía en que el espíritu navideño prevalezca, en una campaña estratégicamente importante para el sector de la restauración, tras un año difícil por el descenso de comensales y de turistas de alto nivel, relata Roger Pallarols, director del Gremi de Restauració. La misma fuente confía en que esta dé el espaldarazo definitivo a un cambio de tendencia para el 2019.

Competencia en menús

Desde hace semanas, los restauradores compiten por el pastel de los grupos a precio cerrado, que cuando se trata de compañeros de trabajo son más holgados si paga la empresa que si lo hacen los particulares, en general. Con la crisis, el fenómeno de las celebraciones autosufragadas se abrió paso y pese a la paulatina recuperación no lleva camino de revertirse. En ese escenario, los usuarios siguen pidiendo sobre todo cenas que cuesten entre 30 y 35 euros. Otra cosa es que lo logren, porque la mayoría de menús empieza en ese límite o por encima. Fuentes del sector enfatizan que los comensales, no obstante, ahora regatean menos el precio y prefieren negociar algún detalle, como una copa previa o al final.

Brindis femenino en el salón De Dalt del Diversus de Sant Boi / JORDI COTRINA

No todos correrán la misma suerte, pero en diversos establecimientos consultados las mesas están llenas desde hace tiempo para los jueves, viernes y sábado de las dos semanas. Pallarols aplaude que el calendario beneficia este año al sector, al contar con dos fines de semana despegados de la Nochebuena. Algunos grandes restaurantes tenían previsto cubrir más de 500 servicios por noche desde el pasado jueves, un volumen que obliga a reforzar plantillas.

Entre algunos de los grupos más potentes de la restauración local se ofrecen un retrato de lo que son estas jornadas previas a la Navidad. En el grupo Salamanca cifran en un 20% el aumento de reservas; entre semana muchos optan por comidas (con un "menú estrella de 30 euros", pero al llegar el jueves la demanda se concentra en las cenas, con menús de 40 y 50 euros sobre todo. Aquí si alertan de algunas cancelaciones previstas inicialmente para el día 21. Desde Cacheiro, con precios a partir de 35 euros, las peticiones son mayores que el año pasado, con concentración de jueves a sábado.

Pero también hay muchos grupos, sobre todo de amigos, que prefieren elecciones de última hora y a estas alturas siguen pidiendo y comparando menús. Cuentan en el grupo Tragaluz que han recibido muchas peticiones pero las confirmaciones van más lentas, con precios a partir de 33 euros. En otro grupo potente, Sagardi, admiten que está siendo un mejor mes que la temporada pasada, pero sigue "sin ser un gran año" porque además del moderado consumo local, en su caso en el Gòtic y el Born coinciden problemas de inseguridad, obras que dificultan el acceso y escasa iluminación, que afectan a la afluencia de clientes que no sean habituales.

Fiebre online

Otra tendencia imparable es la de reservar online tras estudiar varias propuestas desde portales de reservas. En ElTenedor afirman que las reservas de grupo crecen un 20% respecto al año pasado y que el 54% de sus usuarios catalanes (la mayoría en Barcelona) tienen intención de comer o cenar en grupos de al menos seis personas. La opción familiar es la más popular, pero un 40% tendrán ágapes con compañeros de trabajo (el 64% afirman que sus empresas correrán con los gastos) y un 36% con amigos. Desde el otro bando, el 87% de restaurante hablan de un aumento de reservas, en muchos casos superior al 20%. Lo más demandado fuera de las fechas familiares y festivas son los precios de 25 a 35 euros. 

En cuanto a gustos, muchos quieren restaurantes de toda la vida para ir a tiro seguro, pero en Barcelona despunta la búsqueda de novedades (52%) para descubrir nuevos fogones. Y son muchas las opciones, teniendo en cuenta que como informó EL PERIÓDICO el pasado día 10, hasta octubre la ciudad sumaba 227 nuevas licencias de restauración y 1.274 traspasos. Casi todos han desplegado su oferta en las webs para agilizar las elecciones. La nota común es la hegemonía de los primeros para compartir y segundos a elegir, o bien el despliegue de platillos para compartir. Los formatos pierden rigidez.

Año de novedades

En el nuevo circuito tienen un gran eco novedades con ubicación céntrica, como el Zero Patatero (pasaje Comercial, 1) que traslada a Barcelona la filosofía y equipo de Els Garrofers (Alella), donde no solo trabajan con materia prima de productores cercanos y con criterios de sostenibilidad, sino que añaden un recetario -omnívoro- distintivo capaz de convertir un boniato glaseado con frutos secos, chile, castaña y cebolla caramelizada en un manjar. Y mantienen su altísimo listón en menús preparados para grupos con ganas de compartir (todo platos de carta) por 35 y 40 euros.

En similar franja se sitúa también el salón De Dalt del Diversus de Sant Boi, toda una revelación culinaria situada sin complejos en un polígono industrial que en ese espacio elevado se rinde a los grupos, sean de amigos, familias o empresas con cocina 'slow' en conexión directa con la huerta del Parc Agrari del Baix Llobregat. A mediodía triunfan con una opción de 24 euros, mientras que para cenar hay menús cerrados por 30 o 35 euros.

También es idóneo para eventos y grupos (con mesas circulares para hasta 12 personas) la arrocería de moda en Barcelona junto al Hotel W, Maná 75 (Joan de Borbó, 101)  diseñada según el feng shui para que el cliente fluya a pocos metros del mar, con una enorme cocina abierta con 19 paelleras para que antes de comer uno se extasie con los sofritos... El formato de grupos también es clave en otro recién llegado, Synatras (Aribau, 152), esta vez en el distrito rey de las cenas, el Eixample, donde se apuesta por aperitivos tradicionales de gusto universal y se elige segundo plato, por entre 35 y 45 euros. 

Celelabración en Maná 75, hoy viernes / jordi cotrina

Tras las cenas, muchos establecimientos cierran más tarde y sirven también primeras copas. Pero los grupos suelen alargar la velada en locales de ocio, que hasta el día 21 mantienen su horario habitual y después se prolongarán entre 30 y 90 minutos, según el tipo de establecimiento y las fechas, informa la federación Fecasarm.

Opciones de menús de grupo

1. DE DALT. 30€  (DIVERSUS SANT BOI)
-Para picar: Croquetas caseras, ensalada de buñuelos de queso, salmón y aguacate; coca de pulpo a feira con tetilla; huevos rotos con patatas y jamón ibérico. Segundo: Bacalao on chorizo ibérico y espinacas o secreto ibérico con parmentier de patata. Sorbete o coulant de chocolate, vinos y cafés. 
También opción de 35 €.

2. SYNATRAS. 42€
-Para compartir: croquetas, ensalada de burrata, calamar en tempura, gambas al ajillo, bravas Synatras; A elegir merluza en salsa verde o solomillo de ternera con berros. Tiramisú, vinos y cafés. 
También menús de 35 y 45€.

3. ZERO PATATERO. 35 €
-A compartir: tartar de aguacate, manzana y anguila ahumada con sorbete, boniato glaseado, coliflor rustida con praliné de almendra y pan de ajo, gnocchi de patata con coliflor y bacalao; arroz meloso de gamba roja; terrina de cordero de Cal Pauet, cremoso de chocolate con helado de turrón. Vinos, cafés y copa de cava.
También opción de 40€.

4. MANÁ 75. 52 €
-Para compartir: Jamón de bellota, mejillones al vapor, calamares a la andaluza, ensalada de tomate y ventresca de atún, croquetas de jamón ibérico. Principal: arroz de marisco o arroz de montaña. Briochelle con crema de limón o pastel de limón con sorbete. Vinos, refrescos, cafés.
También menús de 40 a 75€.

.