Ir a contenido

SUSTITUCIÓN EN DOS AÑOS

TMB encuentra amianto en 94 vagones de metro

La renovación de los vagones con amianto costará 555 millones de euros

La compañía metropolitana mantiene que no suponen ningún riesgo para la salud

El Periódico

Estación de metro de la línea roja

Estación de metro de la línea roja / DANNY CAMINAL

Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) ha finalizado el análisis de las muestras de pintura antirruido de las cajas y bastidores de los 210 trenes de las series más antiguas, y ha detectado un derivado del amianto en 94 de ellos. La compañía metropolitana ha insistido este jueves en un comunicado que esta sustancia es un derivado del amianto que no desprende fibras y está bien conservado, por lo que no representa ningún peligro para los usuarios ni para los empleados.

En cuanto a los componentes eléctricos y mecánicos en trenes de las series 2000, 3000 y 4000, TMB ha identificado unas arandelas aislantes en resistencias y unas juntas en cajas de grasa de las ruedas articuladas que no se puede garantizar totalmente que estén libres de amianto, por lo que serán señalizadas para que no se manipulen en actuaciones de mantenimiento 

Además, continúan los reconocimientos médicos específicos para el personal de la empresa de Metro potencialmente expuesto a materiales con amianto, que complementan el programa oficial de vigilancia de la salud que ya sigue una parte de la plantilla por el mismo motivo.

Hasta el momento se han realizado reconocimientos a unas 400 personas de las aproximadamente 800 previstas, y los colectivos que pueden participar en los reconocimientos voluntarios se han ampliado a las secciones del Taller Mecánico, Alta Tensión y Almacén Central. TMB ha destacado que ha creado una web monográfica para hacer seguimiento y responder consultas de los empleados sobre los efectos del amianto en las instalaciones y vehículos del Metro.

Renovación de trenes

El consejo de administración de la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM) ha acordado iniciar la renovación de 42 trenes del metro. Esta operación tendría un coste de 555 millones de euros. Los trenes serán cambiados porque ya están viejos y para eliminar la presencia de material de amianto en algunos de los vagones más antiguos.

La compañía Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) será la encargada de formalizar los acuerdos de compra y financiación. "La presencia de amianto en estos trenes no supone ninguna irregularidad, puedes son unidades antiguas, compradas cuando todavía no estaba prohibido, hace ya 30 años”, ha subrayado el presidente de la ATM, Damià Calvet, tras el consejo de administración del consorcio en el que también se ha acordado la congelación de las tarifas del transporte público.