Ir a contenido

LA LUCHA CONTRA LA DROGA

Atajado el primer brote de los narcopisos en Poble Sec

Los Mossos cercenan la regeneración de la red dominicana del Raval

Cuatro traficantes sorprendidos vendiendo dosis a 24 toxicómanos

Guillem Sànchez

Mujer detenida en la operación antidroga de los Mossos, en la calle de Fontrodona, en el Poble Sec.

Mujer detenida en la operación antidroga de los Mossos, en la calle de Fontrodona, en el Poble Sec. / FERRAN NADEU

La plaga de los narcopisos, debilitada tras el mazazo policial de la operación Bacar en el barrio del Raval de Barcelona, se ha propagado saltando la avenida Paral·lel. Dos pisos de la droga, ubicados en la calle Radas y en la de Fontrodona, la primera manifestación del fenómeno en el Poble Sec, fueron desarticulados este miércoles en una operación conjunta de los Mossos d’Esquadra y de la Guardia Urbana.

La intervención permitió también amputar la primera regeneración de la red dominicana que gobernaba el Raval, dado que al menos uno de los cuatro detenidos ayer ya fue arrestado en el dispositivo Bacar y, tras quedar en libertad con cargos, siguió traficando en el de la calle Radas. 

Los policías hallaron en ambas entradas numerosas de dosis de cocaína, heroína y marihuana preparada para ser vendida o consumida en el interior. De hecho, en el local de Fontrodona había 24 toxicómanos en el momento de la irrupción de los Mossos. 

Operación de los Mossos contra narcopisos en Poble Sec. / GUILLEM SÀNCHEZ

El operativo se ha centrado en estos dos pisos del Poble Sec, situados en el número 60 de la calle de Radar y en el 33 de Fontrodona, donde la policía ha encontrado pequeñas dosis de heroína y marihuana. Sería esta la primera manifestación en este barrio de los narcopisos que antes operaban en el RavalAntes ya hubo en Sant Antoni.

La operación Bacar, desplegada el 29 de octubre pasado, fue un auténtico mazazo a los narcotraficantes del Raval. 700 agentes de los Mossos y 180 de la Guardia Urbana registraron y cerraron 26 narcopisos y detuvieron a 55 personas vinculadas con la mafia dominicana que es la que controlaba los pisos de la droga.  En dicho operación se detuvo a diversos líderes de grupos criminales de origen dominicano. Es decir, no solo se cerraron 26 puntos de venta en activo, sino que se liquidó la estructura que los coordinaba y que los abastecía de droga.

Bandas dominicanas

Ha sido a posteriori cuando los Mossos detectaron que al menos uno de los detenidos entonces, y que luego quedó en libertad, se reubicó en Poble Sec y retomó su actividad delictiva a principios de noviembre. 

Las bandas dominicanas se impusieron en el Raval a los narcotraficantes originarios y se hicieron con el control de los narcopisos con el uso desacomplejado de la violencia. "Los delincuentes de origen dominicano son personas que viven al día, sin pensar en el mañana, que se dejan guiar por un carácter irascible que impone la territorialidad a partir de la violencia, entre ellos o contra sus competidores", explicaba el intendente Toni Rodríguez, jefe de la División de Investigación Criminal de los Mossos. 

Con el dispositivo de este miércoles los Mossos quieren evitar que los narcopisos se asienten en el Poble Sec.