Ir a contenido

DEBATE TARIFARIO

El Govern contempla congelar las tarifas del transporte tras la presión de Colau

La alcaldesa advierte al Ejecutivo catalán de que no votará a favor de un aumento en la ATM

El consistorio sostiene que si hay pacto de presupuestos habrá 40 millones para evitarlo

Toni Sust

Estación del metro de plaza de Espanya de Barcelona.

Estación del metro de plaza de Espanya de Barcelona. / JULIO CARBÓ

La fecha está cercana: el consejo de administración de la Autoritat del Transport Metropolità (ATM) se reunirá el jueves y debe tomar una decisión relevante: si sube las tarifas del transporte o si las congela. El Ayuntamiento de Barcelona está ejerciendo toda la presión posible para que haya congelación: en el consistorio no olvidan el incremento del año pasado, que hizo que el precio de la T-10, el título más utilizado en Barcelona y su entorno, rebasara la cifra simbólica de los 10 euros hasta situarse en 10,20. Por ello, Ada Colau fue objeto de severas críticas por parte de la oposición. La alcaldesa señaló como causante de la situación al Gobierno central y a la falta de más recursos estatales, pero no le evitó un mal trago que no quiere repetir.

Este año, Colau lleva tiempo advirtiendo de que resulta clave para evitar otro aumento que prospere el acuerdo de presupuestos cerrado por el Gobierno de Pedro Sánchez y Podemos, que precisa, entre otros, del apoyo de los grupos de ERC y el PDECat para prosperar. La alcaldesa da por hecho que si ese pacto fructifica el Ejecutivo central aportará 40 millones de euros a la ATM que permitirán congelar las tarifas.

Reunión en 48 horas

Por todo ello, y a 48 horas para la reunión del jueves, Colau ha advertido este martes al Govern de Quim Torra que el consistorio tiene intención de votar en contra de una subida de precios si esta es la salida que propone el Ejecutivo catalán, que es el participante mayoritario en la ATM, con un 51%. Si esa amenaza se cumple y si el Gobierno de Torra no ve otra opción que el incremento tarifario, se vería obligado a votarlo en solitario. Horas después de que la alcaldesa lanzara la amenaza, en declaraciones a la Cadena SER, la 'consellera' de Presidència, Elsa Artadi, aseguró, en la rueda de prensa posterior a la celebración del Consell Executiu, que el Govern estudia ahora congelar las tarifas: “Se están estudiando las medidas, teniendo en cuenta tanto el impacto en el gasto como los recursos disponibles para la Generalitat”.

Sin acuerdo de presupuestos en el Congreso, según advierte Colau hace meses, la ATM dejaría de recibir 40 millones de euros que habría reclamado el consistorio. El 'conseller' de Territori, Damià Calvet, declaró a finales de noviembre que no tiene constancia alguna de que esa cantidad esté prevista. Calvet también tildó de “populista” que se pida congelar las tarifas del transporte en un año electoral –faltan cinco meses para las elecciones municipales-, si bien se mostró a favor de hacerlo.

Las formas de evitar el aumento

La teniente de alcalde de Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, defiende la posición del consistorio y subraya que la Generalitat está en condiciones de apoyar la congelación tarifaria. Si eso no sucede, afirma, el ayuntamiento tiene muy clara su posición: votará en contra de un aumento, algo que no ha sucedido nunca hasta ahora. La forma más clara de evitar los aumentos es obtener más recursos del Gobierno central. Sanz cifra la cantidad necesaria entre 23 y 30 millones de euros, por debajo de los 40 que vendrían si hay pacto presupuestario.

Si el Gobierno central no aporta más, la Generalitat puede generar deuda, crear un impuesto o revisar partidas, recuerda Janet Sanz

A la vista de que ese pacto no se antoja fácil, ya que el contexto político no indica que ERC y el PDECat estén por esa labor en el Congreso, Sanz recuerda que la Generalitat cuenta con otras tres vías para lograr los recursos necesarios y congelar las tarifas. Una es crear un impuesto o tasa que sirva para recaudar el dinero que falta. Otra es generar deuda. Una tercera es revisar el reparto de partidas y sacar la cantidad de otros destinos. El caso, subraya Sanz, es que el consistorio no tiene intención de variar su posición.

Colau ha dejado claro que si el asunto se tuerce no tiene intención de asumir culpas en esta ocasión, y esgrime su presión en la negociación presupuestaria Podemos-PSOE para justificarse: “Nosotros el trabajo lo hemos hecho. Hemos ido a buscar el dinero y lo hemos encontrado”. La película tendrá su desenlace el jueves. Si se tuerce, está por ver si a quién le toca el papel de malo en esta ocasión.