Ir a contenido

en el bloque la jahnela

Manifestación por la muerte de una mujer en una casa okupada en Gràcia

Los Mossos no hallaron signos de violencia en la fallecida y están pendientes de la autopsia para confirmar si se trata de una muerte natural o de un suicidio

El Periódico

Concentración por la muerte de Diana Sistah Sindy, una de las ocupantes de la casa La Jahnela.

Concentración por la muerte de Diana Sistah Sindy, una de las ocupantes de la casa La Jahnela. / MARTÍ FRADERA

Unas 200 personas convocadas por varias entidades vecinales de Barcelona han celebrado una manifestación esta tarde a las 20 horas en la plaza de la Vila de Gràcia por la muerte de una mujer que vivía en una casa okupada del barrio barcelonés, La Jahnela. Colectivos como la PAH han secundado la convocatoria de la Oficina d'Habitatge Popular de Gràcia, que asegura que se trata de un suicidio debido al temor a perder la vivienda, y han protestado bajo el lema "no son suicidios, son asesinatos". "Se ha quitado la vida, sufriendo la violencia inmobiliaria del bloque Ca La Trava (contiguo a la casa okupada en la que vivía), y el peligro que suponía de desalojo. Así lo ha expresado ella antes de dejarnos", ha denunciado a través de Twitter el colectivo contra los desahucios de Gràcia.

Los Mossos d'Esquadra recibieron este martes una llamada que alertaba del fallecimiento de una persona en La Jahnela, bloque okupado en la Travessera de Gràcia. Fuentes policiales han explicado que no hallaron signos de violencia y que están pendientes de la autopsia para confirmar si se trata de una muerte natural o de un suicidio. Las mismas fuentes, en contradicción con lo afirmado por las entidades convocantes de la protesta, han informado de que no encontraron ninguna nota en la vivienda.  A su vez, han precisado que el desalojo de La Jahnela no era inminente. 

La concentración se ha desarrollado con tranquilidad, con con velas para homenajear a la "compañera Diana", fallecida después de vivir durante dos años en la casa okupada. Los concentrados han culpado a la inmobiliaria La Llave de Oro y al Ayuntamiento de Barcelona por haber derribado el edificio de al lado. Ca La Trava y La Jahnela están situadas en la Travessera de Gràcia, entre las calles de los Xiquets de Valls y la calle del Canó.

Los colectivos okupas denuncian que los habitantes del edificio buscaban regularizar la situación pero no consiguieron negociar ni con la empresa propeitaria ni con el Ayuntamiento de Barcelona. También exponen en un comunicado que, después del desalojamiento de Ca La Trava el pasado mes de octubre, y desde el lunes de la semana pasada, la empresa propietaria empezó el derribo del bloque "poniendo en peligro a las vecinas de La Jahnela", según "un informe de Arquitectos Sin Fronteras que especificaba los daños que el derribo de Ca La Trava podría infligir a La Jahnela".

Justo este domingo pasaron a disposición judicial tres personas acusadas de presuntos delitos de atentado contra la autoridad y desórdenes públicos por los altercados que se produjeron en la manifestación convocada por colectivos ocupas tras el desalojo de Ca La Trava. Durante la manifestación del pasado mes de octubre los concentrados arrojaron piedras a los agentes.

Temas: Okupas