LA DENUNCIA

Vecinos de la zona del Fòrum reiteran sus quejas por el olor y la contaminación

Reclaman el cierre de la incineradora y cambios en los trabajos de la depuradora

El colectivo AireNet convoca una manifestación de protesta para este sábado

Operarios trabajan para mejorar la ventilación del alcantarillado en la calle de Eduard Maristany, cerca del Fòrum.

Operarios trabajan para mejorar la ventilación del alcantarillado en la calle de Eduard Maristany, cerca del Fòrum. / JUAN CAMILO MORENO

2
Se lee en minutos
Toni Sust

Los vecinos de la zona del Fòrum y de la zona cercana de Sant Adrià del Besós protestan desde hace años por dos elementos que les complican la vida. Uno es evidente, el otro silencioso: se trata de los malos olores y de la contaminación que afectan a la zona y que entrañan efectos indeseables. El del olor es indiscutible e inmediato. El de la contaminación es potencialmente peor, porque no han faltado las sospechas de que los elementos tóxicos de varias instalaciones abiertas en el entorno puedan perjudicar a la salud de las personas que viven en sus cercanías.

En este contexto inquietante y fétido, el Ayuntamiento de Barcelona convocó este viernes a los medios de comunicación para explicarles una obra, que de hecho se desarrolla en terreno del municipio vecino de Sant Adrià, y que pretende paliar el perjuicio: trabajos de mejora de las ventilaciones de las instalaciones de la cloaca y el drenaje de agua pluvial. Pero mientras integrantes del consistorio explicaban el proyecto, que concluirá en abril y tiene asociado un presupuesto de 860.000 euros, representantes de los vecinos advertían de que la iniciativa no servirá para mucho: “Este es el 5% del problema”, decía Silvina Frucella, presidenta de la asociación AireNet, que, junto con el vicepresidente, Enric Navarro, han denunciando cuáles son para ellos los principales elementos de preocupación.

Por un lado, les inquieta sobremanera la incineradora de Sant Adrià, que no causa olor alguno, pero que, sostienen, supone un riesgo por la contaminación. Una denuncia de AireNet al respecto llevó en junio pasado a la Fiscalía de Medio Ambiente a abrir una investigación que todavía sigue en curso. “Hay que cerrar la incineradora”, subrayaba este viernes Navarro.

De Badalona a Poblenou

Noticias relacionadas

En el caso de los malos olores, Frucella afirma que en función de los días pueden llegar “desde Badalona a Poblenou” y afirma que en un 80% provienen de la EDAR del Besòs, la planta de tratamiento de aguas residuales, “la depuradora cubierta más grande de España”, y de la contigua Metrofang. En este caso no solicitan el cierre, “no es viable”, según la activista. AireNet exige que “mejoren las instalaciones y eviten que los olores salgan”. Pero el consistorio les ha dicho que no esperen medidas al respecto hasta el 2021, lo que les parece mucho esperar. La EDAR depende del Àrea Metropolitana de Barcelona.

Los filtros y el verano

Frucella sospecha que en el caso de la incineradora se está intentado rebajar la emisión de dioxinas para que la alarma se reduzca. “Han cambiado su forma de trabajar para desvirtuar el estudio que está elaborando la Agència de Salut Pública de Barcelona. Trabajan con el doble de filtros”. Por todo ello, AireNet ha convocado una manifestación este sábado, que saldrá del Museu Blau a las 11.00. Para enero, el colectivo prepara una aplicación que incluirá todos los puntos en los que se perciben los malos olores: “Antes pasaba sólo en verano. Ahora también en invierno”, denuncia Frucella.