14 ago 2020

Ir a contenido

Desinversión en obras públicas

La Cambra de BCN denuncia el parón en proyectos básicos de carreteras y trenes

Sólo se han terminado cinco de las 28 infrestructuras que se consideraban necesarias en el 2006

Los empresarios culpan a las Administraciones por no ponerse de acuerdo

Óscar Hernández

Estación de Catalunya de la red de Rodalies, de Renfe, en una imagen del pasado noviembre.

Estación de Catalunya de la red de Rodalies, de Renfe, en una imagen del pasado noviembre. / FERRAN NADEU

La Cambra de Comerç de Barcelona ha denunciado este mediodía la acumulación de retrasos en materia de infraestructuras y transportes en el área metropolitana, un problema que afecta sobre todo al traslado de mercancías y lastra el desarrollo del comercio en una época en la que la compra por internet y la entrega a domicilio adquieren vital importancia. Un ejemplo contundente: sólo cinco de las 28 infraestructuras que se consideraron prioritarias hace 12 años se han hecho. Y más de la mitad ni tan siquiera se han comenzado a realizar.  

Para Miquel Valls, presidente de la Cambra, “la falta de infraestructuras limita el crecimiento económico”. El culpable de esta situación es, según el presidente de esta entidad que agrupa a empresarios, la descoordinación entre administraciones. “Cada uno va a la suya, no hay ninguna coordinación”, ha explicado.

Estudio contundente

La Cambra de Comerç de Barcelona ha presentado hoy un estudio muy original y contundente. De las 28 infraestructuras que la Cambra consideró claves en el 2006, es decir hace 12 años, sólo una mínima parte (cinco) están ahora en funcionamiento. Se trata de dos de la red viaria (el tercer carril de la C-32 y la Ronda Oeste de Sabadell) y tres de la red ferroviaria de cercanías (las prolongaciones en Terrassa y Sabadell y la ampliación del metro en el Baix Llobregat, las tres competencia de Ferrocarrils de la Generalitat).

La lista de las obras pendientes de aquella lista de 28 proyectos del 2006 es casi interminable. Las que no se han empezado ni a hacer en las carreteras son el túnel de Horta, la autovía del margen izquierdo del Besòs, el túnel de la Conreria (B-500), el Eje del río Ripoll y la conexión con el Eje del Llobregat.

Sobre todo Renfe

En la red ferroviaria, estos proyectos no realizados y necesarios son: el nuevo túnel Barcelona-Vallès, la ampliación de la red plaza Espanya-Gràcia-Glòries (Ferrocarrils), la ampliación de la C-3 Montcada-Vic (Renfe), la ampliación de la C-4 Cerdanyola-Sabadell (Renfe), la nueva línea orbital (Renfe) y la nueva línea L12.

El estudio realizado por la Cambra de Comerç de Barcelona contrasta la desinversión en obra pública viaria y ferroviaria con el incremento del transporte tanto público como privado después del decrecimiento que originó la crisis al principio de  la década.

Parálisis

Aunque son más las personas que dejan el coche y apuestan por el transporte público, con excepción de Rodalies que es el único operador que ha experimentado un bajón de usuarios por su mal servicio, las administraciones no facilitan este trasvase.

"Barcelona se encuentra ante un panorama de inversiones paralizadas mientras el numero de usuarios del transporte público en el ámbito metropolitano experimenta una tendencia alcista", afirma la Cambra, que pide: "Hay que afrontar mejoras extructurales en la red de cercanías si quieren que ayuden a combatir la congestión a los accesos metropolitanos de Barcelona".

El informe de la entidad barcelonesa afirma en sus conclusiones que "las administraciones públicas desatienden las necesidades de infraestructuras de movilidad de la región metropolitana de Barcelona".

Retraso acumulado

"El retraso acumulado de las actuaciones pendientes tanto en cercanías como en la red viaria –añade la Cambra– provoca que los desplazamientos de conexión entre Barcelona y el resto de la región metropolitana no encuentren soluciones eficientes ni en transporte público ni en el privado".

La entidad empresarial urge a "afrontar mejoras estructurales en los alrededores de Barcelona para reducir la congestión en los accesos y combatir la creciente preocupación por la calidad del aire y sus efectos sobre la salud de las personas. También pide "afrontar las deficiencias de funcionalidad y conectividad de la red viaria metropoitana".

Todos los partidos

Miquel Valls ha evitado en la rueda de prensa referirse al 'procès' como posible causa de estos retrasos. "Yo no voy a hablar de política, sino de la gestión de las administraciones", ha dicho. Pero sí que ha querido dejar claro que en el largo periodo de 12 años de parón al que hace referencia el estudio "ha habido gobiernos de diferentes partidos, tanto en Madrid como en Barcelona." 

Cuarto cinturón frenado

Uno de los ejemplos emblemáticos de esta falta de implicación de las distintas administraciones en mejorar las comunicaciones metropolitanas es la B-40 o cuarto cinturón que debe mejorar la conectividad entre poblaciones y zonas industriales y que sigue parado, ahora por un estudio mediambiental que la Generalitat ya ha pedido parar para que se tenga en cuenta la opinión de los consejos comarcales.

 "Mientras, se pierden muchas horas en el transporte entre los polígonos industriales. Y es en esa red metropolitana donde se mueve el 65% de la industria catalana", ha insistido el presidente de la Cambra de Barcelona. 

Respuesta de Renfe

Poco después de divulgarse el polémico informe, Renfe ha reaccionado negando que la empresa ferroviaria haya sufrido un descenso de pasajeros. "Desde el 2014 hemos regostrado un aumento de 10 millones de pasajeros y cerraremos este 2018 con 115 millones", ha explicado un portavoz de la compañía.

El mismo portavoz ha añadido también que la puesta en marcha del Bux Express en rutas realizadas por Renfe ha restado viajeros a la empresa ferroviaria.