Ir a contenido

BCN, abierta a ajustar las líneas de la nueva red de bus ortogonal

Mercedes Vidal se disculpa por las molestas pero recuerda que las mejoras de la red ortogonal son necesarias

Gisela Macedo

Parada de autobús de Gran Vía - Plaza Espanya.

Parada de autobús de Gran Vía - Plaza Espanya. / FERRAN NADEU

Este lunes ha terminado el despliegue de la nueva red de autobuses de Barcelona, con la inauguración de las últimas cinco líneas: la H2, que va de avenida Esplugues a Trinitat Nova; la V1, de Granvia L'Hospitalet a avenida Esplugues; la V19, de la Barceloneta a Alfonso Comín; la V23, de Nova Icària a Can Marcet, y la V25, también de Nova Icària a Horta. Así, según el ayuntamiento, “culmina la remodelación del transporte público barcelonés más importante de los últimos años”. Ante las quejas de los usuarios de las líneas que se han visto suprimidas o modificadas, la concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona ha pedido disculpas a los usuarios y ha comentado que “adaptarse a los cambios no es sencillo, pero las mejoras que aporta este proyecto son necesarias para la ciudad de Barcelona”.

Mercedes Vidal también ha señalado que no descartan ajustes futuros: “Es lógico que surjan problemas en la implementación de este proyecto y que se necesiten cambios a posteriori. De hecho, a lo largo de todo el proceso se han ido haciendo modificaciones para solucionarlos, y se continuaran haciendo”, ha añadido. 

La nueva red queda definitivamente configurada por 28 líneas, para las que el se han creado 11 quilómetros nuevos de carril bus y se han adaptado 17 cruces de semáforos. Desde el consistorio aseguran que la nueva movilidad en superficie “dará cobertura el 95% del territorio y permitirá hacer cualquier desplazamiento con un intercambio como máximo”.

La presidenta de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) y regidora de movilidad, Mercedes Vidal, ha asegurado en una atención a la prensa que “la nueva red de bus es un gran paso para poder situarnos al nivel de otras capitales europeas y permitirá que el autobús sea igual de competitivo y fácil de utilizar que el metro”.

Nada conecta la Diagonal

La nueva red de autobús cierra sin ninguna línea que conecte toda la avenida Diagonal. Vidal ha insistido en que el vehículo que debe cubrir el servicio de transporte en esta calle debe ser el tranvía: “Si tuviéramos este tranvía, todos los buses que dan servicio en la Diagonal, donde apenas caben, los podríamos descentralizar y hacer que den servicio en el resto de barrios, por lo que el servicio de autobús mejoraría todavía más”.

La concejal del PDECat Francina Vila ha replicado en cambio que la nueva red de bus no estará completa hasta que la línea D30 circule por la Diagonal, y ha reclamado que la vía quede cubierta por autobuses eléctricos de gran capacidad ya que el Gobierno municipal no ha conseguido la mayoría necesaria para aprobar en enlace de las dos redes del Tram a través de la Diagonal. 

Las modificaciones y los descontentos

Además de los cambios de rutas obligados por la desaparición o modificación de líneas ya existentes que se produce cada vez que se han desplegado nuevos trayectos de la red ortogonal, la queja más generalizada de los usuarios es el elevado tiempo de espera, que no se ha reducido como pretendía el proyecto. Con el lanzamiento de esta última fase dejan de circular dos líneas convencionales, la 45 (cuyo recorrido lo cubrirán la V25 y la prolongación de la 47) y la 92, relevada por la V19 y la V23. También se han prolongado las líneas H6, H8 y V13, se han modificado los recorridos en la zona alta de las líneas 22, V15 y V17 hy se ha recortado el trayecto de la 192. 

"Ahora tenemos un esqueleto desplegado para la mejora óptima del bus en superficie, pero tenemos que ver cómo le damos más prioridad, cómo pasa por delante del vehículo privado en superficie", ha subrayado la concejal, como vía para mejorar la velocidad media del servicio y en consecuencia la frecuencia de paso por las paradas. Un déficit que figura entre las quejas destacadas de los usuarios.

La opinión de los usuarios

Los usuarios de Instagram de El Periódico han expresado en un pequeña encuesta sus opiniones sobre la nueva red de bus ortogonal. En su mayoría han apuntado sobre el principal problema que genera este nuevo sistema: independientemente del tiempo de espera que haya en cada parada, el hecho de tener que hacer uno o incluso dos transbordos de bus para completar un recorrido hace que los tiempos de espera acumulados en un viaje se multipliquen. Otros temas que han mencionado los usuarios ha sido la poca velocidad de los autobuses, las frecuencias de paso demasiado largas, la pérdida de conexión con algunos puntos de la ciudad y la incomodidad del sistema para colectivos como las personas mayores.  Cinco de los 50 usuarios que han opinado, no obstante, han expresado una opinión positiva.

"Ahora tienes que hacer viajes en dos buses diferentes", lamenta sin embargo Bertalopez. "Tarda en llegar el bus más del horario establecido, cuando al fin pasan dos y hasta tres juntos. El servicio de bus es nefasto", opina Lau.laza. "Yo cogía antes 2 buses, ahora tres, tres esperas. Sí tengo mala suerte de perder uno, no es nunca menos de 10 minutos. Si multiplicamos por 3… Un desastre", añade Mairucha20010.  "La gente mayor se hace un lío", añade Judith adsuara. "Quitan líneas diciendo que van a ser más frecuentes y yo he esperado en hora punta 13 minutos", opina por su parte Teresa airadpai. Aunque la red ortogonal se distribuye uniformemente por toda la ciudad, en lugar de conducir de forma radial hacia el centro, esto es lo que reclamaría en cambio algunos viajeros, como Pili_gar_gra: "Yo tenía 4 lineas cerca de casa que me dejaban en el centro. Ahora no hay ninguna, tengo que hacer transbordo". Y concluye Malautf: "Mismo trayecto: antes un bus. Ahora dos, más espera en el intercambiador, igual a más tiempo invertido. Fiasco". 

En Twitter también ha habido usuarios de la red de buses que han expresado sus opiniones negativas: