Ir a contenido

'Operació Fred'

Barcelona dobla las plazas adicionales para sintecho por el frío

El consistorio prevé 400 camas más para los momentos en los que más baje el termómetro

El Periódico

Voluntarios de Arrels hablan con una sintecho en junio pasado.

Voluntarios de Arrels hablan con una sintecho en junio pasado. / ALBERT BERTRAN

El Ayuntamiento de Barcelona doblará este año las plazas temporales que están previstas para acoger a personas sin hogar durante los meses en los que pernoctar en la calle se hace más difícil por el frío. El consistorio ha habilitado durante los últimos años 200 plazas adicionales que se suman a las 2.130 plazas disponibles para las personas que están inscritas en la Xarxa d’Atenció de Persones, de las cuales 1.346 son municipales y el resto de entidades. Este invierno la cifra de plazas temporales añadidas será de 400.

La Operación Frío, presentada por al teniente de alcalde de Derechos Sociales, Laia Ortiz, se activa en una prima fase preventiva cuando el termómetro cae a los 5 grados centígrados, momento en el que se reservan 75 plazas del Centre d’Estades Breus (CEB) que está situado en la planta superior del Centre d’Urgència i Emergències Socials de Barcelona, para personas que duermen en la calle.

Cuando la temperatura baja hasta los cero grados, se activa la Operación Frío en fase de alerta, y se añaden a la oferta 325 plazas más, de las cuales 150 estarán en un equipamiento escolar de Sant Martí; 100 en un equipamiento  de Sarrià. Sant Gervasi; 30, específicamente para mujeres, en el Eixample; 25 más en el propio CUESB, y otras 20 en un recurso residencial en Sarrià-Sant Gervasi.

En esta fase, los equipos del consistorio hacen seguimiento de la gente que duerme en la calle y le ofrecen acudir a una de estas plazas. La alerta de activó dos veces el invierno pasado y volvió a activarse en marzo de forma preventiva.

Licitación doble

Ortiz ha abordado también la futura licitación de los contratos de gestión del programa ‘Primer la Llar’, que subraya la importancia de disponer de un hogar para personas que viven en la calle. La teniente de alcalde ha explicado que el programa, que empezó en el 2015 como una proyecto piloto, sumará hasta un centenar de viviendas. También ha explicado que la evaluación del funcionamiento del programa ha puesto en evidencia que la mezcla de una parte social y de otra asociada a la vivienda ha complicado el proceso.

Por ello, la licitación del próximo contrato se hará en dos partes, con dos contratos distintos, uno para la parte de la vivienda y otro para la parte social. La primera se licitación a través del Institut Municipal de l’Habitatge y la segunda, a través del Institut Municipal de Serveis Socials.

De las 1.346 plazas municipales para personas sin hogar que dependen del consistorio, 400 están en viviendas de inclusión temporales; 398 en centros residenciales; 255 en centros de primera acogida; 200 en hoteles y pensiones, y 68 en viviendas de ‘Primer la Llar’.

Temas: Frío