Ir a contenido

PATRIMONIO

Gràcia salva la encina (pero no las casitas de la calle Encarnació)

El concejal Eloi Badia confirma que los propietarios aceptan salvar el árbol centenario, pero descarta convertir la finca en equipamiento y ve "difícil" que se mantengan los edificios amenazados de derribo

Ernest Alós

Los vecinos, en el jardín trasero de las casas, de un tamaño inusualmente grande en el barrio.

Los vecinos, en el jardín trasero de las casas, de un tamaño inusualmente grande en el barrio. / FERRAN NADEU

La encina centenaria,  o bicentenaria, de la calle Encarnació de Gràcia se salvará. las dos casitas en cuyo jardín se levanta, en los numeros 15 y 17 de la calle Encarnació, difícilmente. El concejal de Gràcia, Eloi Badia, ha explicado hoy que los propietarios de la finca, que tienen previsto derribarla para construir 28 viviendas, para uso la propia familia y para ponerlos en alquiler, han aceptado modificar el proyecto para mantener el árbol monumental. Aunque ello suponga reducir las plazas de párking previstas, lo que obligará por cierto al Ayuntamiento a compensarles.

Lo que Badia ve "difícil" es que se mantengan las dos casitas unifamiliares. Y ha descartado totalmente comprar la finca. "La política municipal no es comprar a precio de vivienda para construir equipamientos", ha zanjado.

En cuanto a la salvación de las casitas, en la reunión de este jueves el ayuntamiento propuso a la propiedad una alternativa que pasaría por mantener las viviendas y edificar hasta el límite de edificabilidad posible en el resto del solar (e incluso remontando las casas que se debían derribar el pasado 9 de noviembre, operación detenida por una vigorosa reacción vecinal). Los propietarios aceptaron estudiar la propuesta (que implicaría otra compensación a cargo de las arcas municipales) pero no se mostraron en absoluto a favor de estaa alternativa. Los edificios no fueron catalogados patrimonialmente en su día, y no se pueden catalogar con efectos retroactivos, ha sostenido Badia. La encina sí será incluida, pero únicamente gracias al beneplácito de la propiedad, en el catálogo de árboles monumentales de Barcelona.

En una interpelación en el pleno a la alcaldesa Ada Colau, el presidente del grupo municipal del PDECat, Xavier Trias, ha admitido que ahora "no es fácil resolver el tema" pero que el problema se debe a que "el 'conseller' de Gràcia se ha despistado". A lo que Colau ha replicado que el Gobierno municipal de Trias también habría podido incluir las casas en vías de derribo en el catálogo de protección patrimonial "y no lo hizo".