informe de actividad

Los locales del Front Marítim de la Barceloneta atraen a 1,7 millones de clientes al año

El colectivo, con 600 empleados, se reivindica ante el inminente final de las concesiones de uso

El 70% del público que acude a restaurantes y ocio son extranjeros

Terraza del Bestial, en el Front Marítim de la Barceloneta.

Terraza del Bestial, en el Front Marítim de la Barceloneta. / SOLANGE FORET

2
Se lee en minutos
Patricia Castán

Con el inminente fin (2019) de las actuales concesiones de uso en el Front Marítim de la Barceloneta (no confundir con el Port Olímpic, al otro lado del Hotel Arts) y muchas incertidumbres sobre su futuro, el colectivo de restaurantes y locales de ocio de la zona ha exhibido músculo hoy jueves poniendo cifras a la actividad de este eje: Atrae a 1,7 millones de visitantes al año, da empleo directo a casi 600 profesionales, tiene un volumen de  negocio de 60 millones de euros anuales y realiza un tercio de su gasto de aprovisionamiento en los barrios del entorno.

Con esa tarjeta de presentación, la asociación que alinea a Bestial, Agua, Carpe Diem, Opium, Pacha, Shoko e IceBar, se autodefine como "espacio estratégico en la economía de Barcelona" y reivindica su continuidad. El ayuntamiento de Ada Colau negocia con el Estado para "darle usos diferentes al ocio nocturno y cubrir las necesidades del vecindario y la ciudad", apuntan fuentes municipales. La concejala de Ciutat Vella, Gala Pin, ha hablado en ocasiones de hacer una biblioteca. Pero la gran pregunta, formulaban ayer algunos operadores, es «¿dónde se dará cabida al ocio nocturno de una gran ciudad como Barcelona? ¿en pleno Eixample, en la zona alta, en Ciutat Vella?». Aducen que allí la convivencia de la actividad y la vida vecinal sería mucho más compleja.

Noticias relacionadas

En el entorno inmediato de este eje apenas hay vecinos, aunque las quejas estivales vienen de parte de la Barceloneta y la Vila Olímpica, cuando los incívicos dejan rastro de su vuelta a casa. Pero en la asociación defienden que la mayor parte de su público es cívico, y muchos usuarios son diurnos. Según el estudio realizado por Eurecat! Centre Tecnològic de Catalunya y supervisado por la Universitat Rovira i Virgili (URL), un 30% son residentes de la ciudad (5 puntos más que un año antes) y el resto foráneos. En conjunto, uno de cada diez turistas alojados en la ciudad visitan la zona. En algunos establecimientos el público es de alto poder adquistiivo y procedente de hoteles de lujo de la zona, como queda patente en el ratio de productividad económica por empleado y el hecho de que los salarios estén por encima de convenio. Por ejemplo, el personal de limpieza cobra 1.300 euros mensuales, y un camarero, casi 1.600.

De los 582 empleados del 2017, 353 eran fijos. A estos cabe sumar 400 subcontratados y 300 empleos indirectos. Casu la mitad de trabajadores residen en el entorno: Barceloneta, Vila Olímpica o Born. El colectivo, en su afán de "colaborar con vecinos y Administración para minimizar el impacto de concentración de visitantes", se abastece (34%) en el negocios del entorno, cuenta con promotores cívicos y seguridad privada a pie de calle y cede sus excedentes de comida al Banc d'Aliments y, en breve, a una entidad de la zona, relatan.