EN CINCO IDIOMAS

Unos vídeos musicales promocionan la seguridad alimentaria entre los establecimientos de Barcelona

Una veintena de negocios locales participan en una iniciativa dirigida a los operadores

El proyecto facilita el acceso a la normativa vigente al sector minorista de alimentos, bares y restaurantes

Tres actores, en uno de los vídeos musicales de la ASPB

Tres actores, en uno de los vídeos musicales de la ASPB / YOUTUBE

Se lee en minutos

Promover los principios básicos de la seguridad alimentaria con un lenguaje sencillo y un formato atractivo. Bajo esta premisa, la Agencia de Salut Pública de Barcelona (ASPB) y la Dirección de Comerç del Ayuntamiento de Barcelona han lanzado un proyecto audiovisual con la colaboración de pequeños establecimientos del sector minorista de alimentos, bares y restaurantes.

El proyecto consta de cinco vídeos musicales, cantados en catalán pero subtitulados en cuatro idiomas: castellano, inglés, chino y urdú. Cada uno trata un aspecto específico de la seguridad alimentaria, desde los documentos necesarios para arrancar un negocio de alimentación en Barcelona a las prácticas higiénicas en el trabajo diario de estos establecimientos pasando por la gestión de los residuos. 

Esta iniciativa surge tras constatar en diferentes reuniones con los diferentes operadores que faltaba información, si bien las cifras que maneja la agencia no son preocupantes. En el 2017 realizaron 3.337 inspecciones y el 97,5% de los controles resultaron sin deficiencias o con deficiencias leves. Así, solo el 9% de los establecimientos inspeccionados recibieron algún tipo de advertencia en forma de sanción o, en el peor de los casos, fueron cerrados de manera cautelar.

Con los clásicos -y aburridos- folletos como únicos precedentes en este sentido, la agencia ha hecho algo muy diferente, con un lenguaje coloquial y al ritmo de reggae, swing, rumba catalana y hip-hop. “Estos sencillos consejos aseguran un estándar de calidad que pueden evitar unos incidentes que podrían comprometer la viabilidad de estos negocios”, aseguran fuentes de ASPB, en referencia a unas sanciones que pueden oscilar ir de los 600 hasta los 600.000 euros, en los casos más graves. 

Localizaciones reales

En los vídeos, rodados en establecimientos reales de todo tipo, han participado media docena de actores y actrices, 18 bailarines pertenecientes a cinco compañías o escuelas de baile, siete músicos y un mago. Los trabajadores y propietarios de los 20 establecimientos que han servido de escenario también aparecen, como extras, en los vídeos. Begoña Ruiz de Infante, sinóloga y mediadora intercultural, quien se encargó de la coordinación artística y de las localizaciones, destaca su “generosidad”. “El recibimiento de esta iniciativa entre los operadores fue espectacular. Nos abrieron encantados las puertas de sus establecimientos”, asegura Ruiz de Infante. 

Uno de los vídeos fue grabado en uno de los dos establecimientos de Puiggrós (Avenida de Gaudí, 77). “Tenemos el obrador a la vista del público y supongo que eso les llamó la atención. En nuestro vídeo se trata el tema de la higiene y la limpieza y protección de las heridas en el lugar de trabajo”, explica su propietario, Xavier Puiggrós, tercera generación al frente de esta panadería y bollería con servicio de cafetería.

La última vez que tuvieron una inspección en la panadería, recuerda Puiggrós, “solo encontraron que usábamos un saco de harina como contenedor de los residuos orgánicos” y les hicieron cambiarlo por una bolsa de plástico. “Las cosas que debemos tener en cuenta todos los establecimientos son muchísimas –continúa el propietario- y todo lo que sirva para hacer llegar el mensaje es positivo”.

Conceptos básicos

Óscar y Hugo Ballester son propietarios de Frutería Dador, en el 137 de la calle de Casp. Su tienda fue el escenario del vídeo dedicado a los productos que deben mantenerse fríos. “En esta campaña se repasan conceptos muy básicos, como no romper nunca la cadena de frío, pero nunca está de más recordarlos. Ahora solo falta que la gente vea los vídeos  y sigan todas estas indicaciones”, explica Óscar, quien aplaude la iniciativa y solicita mayor información sobre los cambios normativos en la ciudad. “Las normas van cambiando, como el tema de los permisos para exponer el género en la calle. Por eso estaría muy bien recibir información puntualmente sobre cualquier cambio que nos pueda afectar. No puedo estar leyendo el BOE cada semana”, sentencia.

Te puede interesar

En el vídeo aparecen establecimientos chinos y paquistanís, dos de las comunidades con más presencia en nuestra ciudad. Es el caso de Oh Foods, un supermercado especializado en alimentación asiática situado en el 38 de la calle de Alib Bei. Yi Li, de origen chino, lleva más de 25 años en Barcelona. Desde hace un año es la propietaria de este negocio. “En todas las ciudades y países hay reglas, y obviamente todos tenemos que seguir la normativa local. Cuando llegas piensas que será muy sencillo, pero luego descubres que es bastante complejo y se agradecen este tipo de  vídeos. Hablan de cosas muy serias, pero de una forma muy divertida y en diferentes idiomas”, subraya Li.

“Las normativas suelen emplear un lenguaje muy árido, de difícil comprensión incluso para la gente nativa. Si encima existe una barrera idiomática, la comprensión es mucho peor”, subraya Ruiz de Infante, quien destaca el tono positivo y pedagógico de los vídeos de la ASPB y del éxito que han tenido entre los operadores. “Los vídeos esbozan una sonrisa de complicidad -continúa Ruiz de Infante- y se han compartido mucho en las redes sociales que utiliza la comunidad china en Barcelona”.