30 oct 2020

Ir a contenido

Polémica entre administraciones

Colau exige a Torra "una rectificación inmediata" del recorte en vivienda en Barcelona

La alcaldesa juzga "una vergüenza y una falta de respeto" la posible reducción de un 30%

Territori afirma que ya comunicó al Consorci de l'Habitatge que pugna con Economia para frenar el tijeretazo

Toni Sust

La reunión del consorcio en la que coincideron Torra y Colau, en septiembre pasado.

La reunión del consorcio en la que coincideron Torra y Colau, en septiembre pasado.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha comentado este miércoles con palpable indignación el anuncio transmitido por el Govern de Quim Torra al Consorci de l’Habitatge de Barcelona de que recortará en un 30% su aportación económica a la entidad, que en el 2018 ha ascendido a 9,1 millones. El recorte anunciado, como avanzó EL PERIÓDICO, es de 2,9 millones, según un correo electrónico enviado por el departamento de Territorio al consorcio el pasado 7 de noviembre. La Generalitat debería asumir el 60% del presupuesto del consorcio y el ayuntamiento, el 40%, pero la proporción actual es de una aportación municipal del 75% y de solo el 25% por parte del Gobierno catalán.

"Me parece una vergüenza, me parece inaceptable, me parece una falta de respeto hacía la ciudadanía de Barcelona y exigimos al Govern que rectifique inmediatamente", ha proclamado Colau, que ha subrayado varias veces que la noticia llegó por carta, en alusión al correo electrónico. “Recuerdo que hace poco celebramos una reunión extraordinaria del Consorci de l’Habitatge de Barcelona que presidimos Torra y yo y hubo un compromiso de la Generalitat de empezar a recuperar su aportación a Barcelona, y no solo no lo hace sino que incumple la palabra de Torra en la reunión y va a peor, porque afirma que recortará”, ha denunciado la alcaldesa.

Fuentes de Territori han asegurado a este diario que comunicaron al consistorio que están hablando con la Conselleria de Economia, la que ordena el tijeretazo, para intentar que no se materialice, atendiendo a que se trata de recursos que benefician a los sectores de la población con menos recursos y la inversión en vivienda. Según Calvet, el compromiso adquirido "se mantiene inalterable" ya que la vivienda "una prioridad" de su departamento. El dinero recortado está destinado a personal del consorcio y a ayudas a la rehabilitación y el alquiler. El consorcio replicó a Territori advirtiendo de que se trata de una parte del presupuesto que no puede recortarse porque ya está comprometida.

Economia ha respondido que los ajustes no suponen un recorte del gasto público. La orden de cierre contable del Departament d'Economia, aprobada el pasado 3 de octubre para garantizar que se cumpla el objetivo de un déficit del 0,4% del PIB ordena una reserva cautelar del crédito de un 5 % en las transferencias corrientes y de un 10 % en las transferencias de capital y aportaciones de capital de los departamentos a los entes públicos, de la que se excluyen sanidad y educación (Territori pide que en esta exclusión se incorpore los compromisos en vivienda pública)  y otros gastos que respondan a "necesidades urgentes e inaplazables".  El diputado de Catalunya en Comú Podem David Cid ha pedido, no obstante, que el vicepresidente del Gobierno catalán y ‘conseller’ de Economia, Pere Aragonès, comparezca en el Parlament para explicar si el Govern prepara una ola de recortes general.

Palabra incumplida

La alcaldesa también se ha amparado en el recorte para volver a reclamar al Govern, y aunque no los ha citado, a ERC y el PDECat, a que apoyen el proyecto de presupuestos acordado por el Gobierno de Pedro Sánchez y Podemos, que los independentistas rechazan después de que se conociera la petición de cárcel de fiscalía para los políticos presos por el ‘procés’.

"Y todo esto sucede en un contexto en el que  la Generalitat se niega a hablar de aprobar unos presupuestos para conseguir unos fondos que necesitamos: falta dinero para educación, para la sanidad, para la dependencia y para las políticas de vivienda, las grandes olvidadas en estos años de crisis. Las personas son lo primero", ha declarado Colau, que ha insistido: "Exigimos una rectificación inmediata".

También el PP se ha mostrado indignado. El presidente del grupo popular, Alberto Fernández Díaz, considera "una tomadura de pelo y una vergüenza" que el Govern recorte las aportaciones de la Generalitat a Barcelona, que califica de "mínimas y ridículas". El recorte, afirma, "agrava más las políticas de fachada y vacías de contenido de la alcaldesa".