Ir a contenido

POBREZA

15 sintecho han muerto este año en Barcelona

Siete de ellos murieron en la calle, dos de muerte violenta

La concejal Laia Ortiz desmiente que la cifra de fallecimientos sea de 46

El Periódico

Un sintecho duerme en plena calle en  la Rambla de Catalunya con Plaza de Catalunya.

Un sintecho duerme en plena calle en  la Rambla de Catalunya con Plaza de Catalunya. / JOAN PUIG

El pasado día de Todos los Santos, la parroquia de Santa Anna ofició una misa en memoria de los sintecho muertos en las calle de Barcelona este año. Según el sacerdote Peio Sánchez, fueron 46. Esta mañana, en respuesta a una pregunta de Ciudadanos sobre las muertes y agresiones de personas que viven en la calle, la teniente de alcaldía de Derechos Sociales, Laia Ortiz, ha ofrecido una cifra alternativa: este año constan 15 las personas con seguimiento de los equipos de calle municipales las fallecidas. De ellas, 4 murieron en hospitales, 4 en equipamientos municipales donde eran atendidas y las restantes 7 en la calle, dos de ellas por muerte violenta.

"Algunas informaciones no han sido precisas" y conducen al "alarmismo", según Ortiz. "En Barcelona no han muerto 46 personas viviendo en la calle", ha replicado. Aunque, incluso si  las cifras reales de fallecimientos sean inferiores, el objetivo debería ser cero, y todas ellas "nos han de preocupar y nos han de conmover", ya que "vivir en la calle es duro y tiene un impacto sobre la salud, con una reducción de la esperanza de vida también de las personas que son atendidas pero que han tenido una larga trayectoria de vida en la calle". Según la concejal de Ciudadanos Marilén Barceló, las cifras son "muy preocupantes" y el Gobierno municipal ha manifestado "dejadez". Según la responsable de servicios sociales en el mandado de Xavier Trias, Maite Fandos, durante el mandato de Colau ha crecido en un 39% el número de sintecho en la ciudad.

Según Ortiz, la cifra facilitada en los últimos días corresponde a una demanda de información sque hizo la parroquia llamando a 4 de las 32 entidades de la Xarxa d'Entitats de Suport a les Persones sense Llar, pidiendo nombres de fallecidos entre las personas atendidas por estas entidades. La cifra resultante serían personas que murieron en hospitales, en centros sociales o incluso en su propia casa. 

Evolución de la población sintecho

En los recuentos anuales de personas sintecho en Barcelona, en los dos úultimos años se han identificado 3.395 en el 2017 (1.026 en la calle y 1.954 en albergues y residencias) y 3.024 en el 2018 (956 en la calle y 2.099 en residencias). En el año 2008 eran 658. "El volumen nos preocupa, pero la cifra se estabiliza. Aunque hay señales de alarma, como la llegada migratoria que se instala en asentamientos", ha añadido. Ante este fenómeno, Ortiz ha recordado el número de educadores sociales profesionales que siguen a esta población en la calle ha pasado de 17 a 28 desde el enero del 2017, y el presupuesto del servicio de inserción social ha pasado de 1,8 a 2.8 millones de euros y su personal de 43 a 57 profesionales y se han incremento en 300 las plazas en alojamientos. Un esfuerzo que los  distintos gobiernos municipales de Barcelona han hecho en los últimos años "en solitario", a diferencia de las ciudades del entorno, lo que hace que a medida que se incrementen las plazas sigan llegando a la ciudad más sintecho. 

En cuanto a las agresiones, Ortiz ha admitido que existe un fenómeno "creciente" de aporofobia, odio al pobre, que quizá se deba a la visión de la pobreza extrema como "un fracaso individual o el resultado de la mala vida o la falta de esfuerzo".