Ir a contenido

Ámbito metropolitano

Colau prepara la apertura de la eléctrica pública a 20.000 familias

BCN inicia la inscripción de clientes a la operadora municipal, que les dará servicio en enero

La comercializadora ya abastece a las sedes del consistorio barcelonés desde julio pasado

Toni Sust

El logotipo de la nueva empresa, BE, proyectado sobre la fachada del ayuntamiento, en julio pasado.

El logotipo de la nueva empresa, BE, proyectado sobre la fachada del ayuntamiento, en julio pasado. / ÁLVARO MONGE

Barcelona Energia, la operadora eléctrica pública creada por el gobierno de Ada Colau, empezó a abastecer a los edificios municipales de la ciudad, a su alumbrado, a los semáforos, en julio pasado. El año que viene hará lo propio con equipamientos del ámbito del Área Metropolitana de Barcelona. Y, como estaba anunciado, en enero empezará a contar con sus propios clientes. Por estar vinculada a un operador público, la comercializadora tiene un tope relativamente restrictivo: solo puede ofrecer servicio a unas 20.000 familias, que equivaldrían al 20% de su volumen de negocio. En función de cómo crezca la nómina de clientes públicos en el AMB podrá crecer la de los privados.

La propia Colau y el concejal de Presidencia, Agua y Energía, Eloi Badia, que ha pilotado este tema, uno de los que más satisface a Barcelona en Comú en un mandato en el que se ha dejado muchos de sus proyectos en el cajón de su exigua mayoría simple, han explicado que el orden de admisión se hará en función de la inscripción, que ya es posible a un mes y medio para que se haga efectivo el servicio. Los 20.000 clientes pueden ser de cualquier localidad del área metropolitana y deben tener una potencia contratada de menos de 15 kW, al margen de no contar con el bono social.

Ahorro indirecto

Badia ha subrayado que en puridad no se podrá ofrecer electricidad más barata, pero también que el ahorro tendrá más estímulo que en el caso de la gestión de las privadas, ya que se ofrecerá asesoramiento a las familias para que hagan un uso horario de la electricidad que les permita evitar un gasto innecesario. Tan sencillo como poner una lavadora a una hora y no a otra.

El concejal ha informado de que además de las habituales habrá dos tarifas novedosas, una eficiente, por tramos, y una solar, para los clientes con placas fotovoltaicas a los que se asesorará y se asistirá en su mantenimiento. Badia también ha asegurado que no se empleará energía que se origine mediante la incineración, como inicialmente se contemplaba. Ahora, ha recordado, el 75% de los abonados barceloneses son clientes de Endesa y Gas Natural, una proporción que le gustaría que se modificase. Para Badia, elegir opciones como la de Barcelona Energia es un asunto de “valores”.