Ir a contenido

galardón anual

Comerç de Barcelona premia a sus mejores representantes

Ricard López Beltrol, de la cadena Pilma, y Joan Múrria, del Colmado Múrria, se llevan el galardón a la trayectoria

Una decena de establecimientos son premiados por su actividad, su innovación y su sostenibilidad

El Periódico

Entrega de los premios Comerç de Barcelona en la Sala Oval del MNAC, este miércoles.

Entrega de los premios Comerç de Barcelona en la Sala Oval del MNAC, este miércoles. / FERRAN NADEU

Los presidentes de la cadena de establecimientos de mobiliario y decoración Pilma, Ricard López Beltrol, y el del popular Colmado Múrria, Joan Múrria Boada, se llevaron este miércoles el premio Albert González por su contribución a la promoción del comercio barcelonés, en la gala de entrega de los premios Comerç de Barcelona celebrada en la Sala Oval del MNAC. 

De López Beltrol, el jurado destacó que ha dedicado toda su vida al mundo de la venta de muebles, superando años difíciles y abriendo nuevas tendencias de mercado con la importación de productos escandinavos y de firmas italianas de vanguardia, apostando por marcas locales emergentes. "Transformó una pequeña ebanistería familiar dedicada a la producción de mobiliario de dormitorio y de oficina en la cadena de establecimientos Pilma, un referente en mobiliario de diseño y artículos de decoración y de viaje a la ciudad de Barcelona con más de 40 años de historia", agregó.

Múrria, añade el acta del premio, "destaca por su profesionalidad, experiencia y entusiasmo al frente de un establecimiento alimentario centenario, y por contribuir al conocimiento de la cultura gastronómica de nuestra ciudad". La tienda modernista y su linaje familiar forman parte de la historia del Eixample. Este establecimiento de comestibles funciona ininterrumpidamente desde hace 120 años, 75 de los cuales como 'Colmado Múrria'.

Durante la velada se otrogaron también los premios al establecimiento más innovador (que recayó en Yes Future Positive Supermarket y Wonder Photo Shop); el del comercio colaborador, que fue para la asociación de comerciantes del Poble Sec-Paral·lel; el del comercio de proximidad (para Núvol de Fils y Gra de Gràcia) y el del comercio sostenible (para Demano Vida Meva).

El premio de los Mercats de Barcelona fue para el mercado de la Estrella, por su proyecto Tufasfood, como mejor iniciativa colectiva para la dinamización de un mercado municipal, y para la Carnicería Solé, del mercado de Les Corts.

Temas: Comercio