SUCESOS

Los Mossos detienen a cuatro menores de un centro para 'menas' de Barcelona

La policía fue requerida por los educadores que no podían contener una pelea que surgió en el recinto

Los hechos ocurrieron este domingo por la noche y los delitos que se atribuyen a los chicos son de amenazas a sus cuidadores

Menores desamparados de los que pernoctaban en la comisaría de Ciutat Vella en una imagen de archivo.

Menores desamparados de los que pernoctaban en la comisaría de Ciutat Vella en una imagen de archivo. / FERRAN NADEU / ARCHIVO

Se lee en minutos

Guillem Sànchez

Los Mossos d’Esquadra arrestaron este domingo por la noche a cuatro 'menas', menores no acompañados, acogidos en un centro de emergencia abierto en el Eixample de Barcelona. Los educadores llamaron al 112 porque los internos se rebelaron, al parecer porque no les dejaban fumar, y la situación se crispó hasta el punto de que los trabajadores llegaron a temer por su integridad.

Cuando la policía catalana acudió al centro acabó arrestando a cuatro de los menores por un delito de amenazas. Según fuentes policiales, ninguno de los educadores ni tampoco el monitor implicados en la reyerta sufrió lesiones de gravedad.

El del Eixample es uno de los centros que la Dirección General d’Atenció a la Infància i l’Adolescència (DGAIA) abrió de urgencia para poder atender temporalmente la ola de recién llegados de procedencia marroquí a Catalunya en situación de desamparo. Durante semanas, tras colapsar el sistema de protección, muchos de ellos durmieron en las comisarías. 

Te puede interesar

La respuesta de la Generalitat fue abrir centros como el del Eixample que evitan que duerman en el suelo de una sede policial, completamente desatendidos. Son espacios que se han construido con módulos prefabricados que mejoran sustancialmente la situación de los menores pero que son solo temporales.

En estos centros están atendidos por educadores y a la espera de que se les asigne un establecimiento de acogida definitivo. Sin embargo, en las últimas semanas, las comisarías están recibiendo también a muchos menores que se fugan de su centro asignado porque está lejos de Barcelona.