Ir a contenido

ENCUESTA MUNICIPAL

El acceso a la vivienda, el principal problema de los barceloneses

El turismo queda desbancado como la primera preocupación para los ciudadanos, aunque está directamente relacionado con los efectos de la presión inmobiliaria

La seguridad se erige como la mayor inquietud en los barrios

Gisela Macedo

Manifestación a favor de la vivienda digna y contra la especulación inmobiliaria en Barcelona, en una imagen de archivo.

Manifestación a favor de la vivienda digna y contra la especulación inmobiliaria en Barcelona, en una imagen de archivo. / CARLOS MONTAÑÉS

El acceso a la vivienda se ha convertido por primera vez en el problema más grave para los barceloneses y ha desplazado del podio al turismo, el asunto más preocupante en años anteriores. Así queda reflejado en los resultados de la Encuesta de Servicios Municipales 2018, presentada este martes en el Ayuntamiento de Barcelona.

Según el estudio, las dificultades con la vivienda son el problema más importante en los barrios que han sufrido procesos de gentrificación, por lo que existe un vínculo directo entre el conflicto del turismo y la cuestión inmobiliaria. 

“Esto es motivo de preocupación. Tenemos la obligación de mejorar las condiciones de la ciudad y también de colocar la defensa de la vivienda en primer lugar”, ha señalado Gerardo Pisarello, primer teniente de alcaldía, durante la presentación del barómetro municipal.

La seguridad, un problema en los barrios

La seguridad ciudadana en el conjunto de la ciudad ha sido valorada con un 6,3. Sin embargo, este asunto no ha obtenido el mismo resultado cuando se habla de los barrios. Los barceloneses sitúan la seguridad como el problema más grave en en la mayoría de los distritos. Este asunto preocupa especialmente en Ciutat Vella Nou Barris, mientras que en Sarrià-Sant Gervasi y Gràcia es donde los habitantes se sienten más seguros

"La percepción global es que Barcelona es una ciudad segura. Lo que ocurre es que en algunos barrios concretos sí existe esta preocupación, cosa que justifica las políticas que hemos llevado a cabo últimamente. Ayer, en Ciutat Vella, llevamos a cabo una operación macropolicial inédita de coordinación entre Mossos d'Esquadra y Guàrdia Urbana”, se ha defendido Pisarello, quien ha señalado que “desde el año 2016 se están multiplicando las inversiones en Ciutat Vella en materia policial, de educadores y de equipos de salud" para solucionar la situación.

Cabe puntualizar que este estudio se llevó a cabo etre los meses de abril y julio, por lo que se podría deducir que, si fuera más reciente, el asunto de la seguridad ciudadana podría haber obtenido unos resultados mucho más preocupantes, teniendo en cuenta los ultimos acontecimientos en la ciudad, donde ha incrementado considerablemente la delincuencia en los últimos meses, de acuerdo con las cifras presentadas recientemente por los cuerpos policiales.

Los servicios mejor valorados

Con una nota de 8,3 sobre 10, el servicio municipal más aplaudido son los bomberos, que además es el primer año que aparecen en el estudio, a los que siguen las bibliotecas públicas y los centros cívicos, con un 8 y un 7,7 respectivamente. Estas dos últimas calificaciones son más altas que las del 2015, el primer año de mandato del gobierno de Ada Colau, cuando estos servicios obtuvieron unas notas de 7,8 y 7,5 puntos.

El aparcamiento sigue suspenso

Los ciudadanos suspenden únicamente a los aparcamientos con una nota de 3,9. En la primera encuesta de este mandato también fue el único servicio por debajo del 5, aunque este año ha mejorado ligeramente su valoración (hace tres años obtuvo un 3,7).

Los siguientes servicios peor valoraros son la circulación y el ruido, que han aprobado con un 5,5 y un 5,6 respectivamente, notas que también han mejorado un poco si comparamos con el el primer mandato.