Ir a contenido

EN SANT ANTONI

Barcelona crea una tarjeta de descuentos para el comercio local

Sus usuarios recibirán gratificaciones de, como mínimo, un 1% del valor de la compra en puntos, intercambiables en próximas transacciones

Gisela Macedo

El comerciante Jaume Escofet cobrando a un cliente con la nueva tarjeta, en su parada del merdado de Sant Antoni.

El comerciante Jaume Escofet cobrando a un cliente con la nueva tarjeta, en su parada del merdado de Sant Antoni. / JOAN CORTADELLAS

Barcelona ha estrenado este lunes la tarjeta ‘Viba’, que está destinada a promocionar el comercio de proximidad de la ciudad, con el eslogan 'Compra al barri, viu Barcelona' ("Compra en el barrio, vive Barcelona). De momento, la iniciativa empieza con 64 comercios de Sant Antoni, con la intención de expandirse a toda la ciudad. Con la tarjeta de fidelización, cada vez que los ciudadanos compren en los mercados y comercios sumados a la iniciativa “acumularán puntos, obtendrán descuentos y podrán acceder a promociones especiales”, según han anunciado desde el ayuntamiento.

El proyecto, que se ha sido presentado en un comercio del barrio de Sant Antoni, invita a los barceloneses a crearse su propia tarjeta ‘Viba’, que se puede obtener tanto en formato físico como digital y servirá para premiar a aquellos que compren en los comercios de barrio, ya que sus usuarios recibirán gratificaciones de, como mínimo, un 1% del valor de su compra en puntos, que serán intercambiables en próximas transacciones, inicialmente en el mismo establecimiento.

Aquellos interesados en obtener la tarjeta de forma digital, podrán hacerlo registrándose en la web www.viba.barcelona o bien descargándose la aplicación ‘Viba’, disponible para dispositivos Andoid iOS. Desde ambas plataformas se podrá consultar el saldo acumulado y las ofertas disponibles. Por otra parte, todo el que desee poseer la tatjeta física podrá hacerse con ella en los puntos de información que habilitados en el mercado de Sant Antoni y el del Ninot.

Modernizar el pequeño comercio

Agustí Colom, regidor de Turismo, Comercio y Mercados ha subrayado la importancia de que el pequeño comercio se aferre al uso de las nuevas tecnologías, para poder competir con las grandes empresas: “Esta tarjeta es la puerta de entrada a la digitalización del comercio de proximidad. Todos los estudios que hemos hecho nos han revelado que este es el gran reto al que se tiene que enfrentar el pequeño comercio, que es el que da vida a la ciudad”, ha dicho.

Esta iniciativa se ha puesto en marcha en 30 comercios en el mercado de Sant Antoni y 34 más del eje Sant Antoni Comerç y “tiene la voluntad de ir creciendo en el conjunto de la ciudad y que a ella se vayan incorporando todos y cada uno de los establecimientos que tenemos en Barcelona”, según ha asegurado el regidor.

Vicenç García, propietario de una tienda de ropa masculina abierta por sus abuelos hace más de cien años, se ha mostrado entusiasmado con la iniciativa: “para nosotros es una gran satisfacción poder participar en la modernización del comercio”, ha declarado.

“Así, el pequeño comercio, que de manera individual podría tener un coste elevado, tendrá la capacidad de ofrecer ofertas y promociones para ganarse la fidelidad de sus clientes”, ha concluido Colom.