01 nov 2020

Ir a contenido

El funicular del Tibidabo doblará su capacidad y se convertirá en atracción

Tras la renovación, a finales del año que viene. el medio de transporte se llamará 'Cuca de Llum'

El vehiculo que sube la montaña podrá transportar a 252 personas en cada viaje

Óscar Hernández

Imagen virtual del interior del futuro funicular del Tibidabo, que gozará de mejores vistas.

Imagen virtual del interior del futuro funicular del Tibidabo, que gozará de mejores vistas. / Ayuntamiento de Barcelona

El Funicular del Tibidabo se renovará totalmente a finales del año que viene para doblar su capacidad de pasajeros, aumentar su velocidad y ofrecer nuevas experiencias a los usuarios hasta el punto de convertirse en una atracción más del parque, según acaba de anunciar el ayuntamiento de Barcelona

Así será el nuevo funicular del Tibidabo. / Ayuntamiento de barcelona

La modernización del funicular, que tiene casi 120 años, comenzará en septiembre del 2019 y permitirá que este medio de transporte pase a denominarse Cuca de llum para que funcione como una atracción más. El nuevo transporte no podrá utilizarse hasta agosto del 2020.

Más rápidez y visibilidad

Los cambios más destacados son el aumento de la velocidad (hasta 10 metros por segundo, con lo que el trayecto durará solo tres minutos), su mayor capacidad (pasará de 120 plazas a 252) y la superficie acristilada será mucho mayor, lo que peremitirá disfrutar de vistas panorámicas de la ciudad.

Para potenciar su papel como atracción, en el interior de los convoyes habrá pantallas táctiles y vídeos interactivos con los que los visitantes podrán conocer la historia del parque de atracciones, así como el funcionamiento de un funicular y del resto de las instalaciones.

Imagen virtual del interior de los futuros vagones. / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

Otra característica es que los dos trenes, que se cruzan a mitad del trayecto, podrán ser utilizados tanto de forma automática como con conductor, aunque el espacio para este último se ha reducido muchísimo para que lo ganen los pasajeros. De hecho se tratará de un "pupitre de conducción especial", con lo que se elimina la actual cabina del chófer.

El ayuntamiento asegura que el coste de la renovación del funicular es de 18 millones de euros. Los dos nuevos convoyes serán realizados por la empresa Teleféricos y Nieve, filial de Leitner Ropeways. En el diseño colabora Milas Architects.

El primero de España

El funicular del Tibidabo se construyó en 1900 por iniciativa de Salvador Andreu, el doctor que fundó el parque de atracciones y que tuvo la idea en un viaje a Suiza. En julio de 1901 el funciular hizo su primer ascenso a la montaña.

El primer funicular del Tibidabo, a principios del siglo pasado. / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

En la actualidad el funicular, que ha sido renovado varias veces, cubre un trayecto de 1.124 metros con un desnivel de 272 metros entre las dos estaciones.