Ir a contenido

MOVILIDAD

El Ayuntamiento de Barcelona quiere congelar las tarifas de transporte público en el 2019

El gobierno municipal prevé recibir 40 millones del Presupuesto del Estado del año que viene para llevar a cabo la medida

Óscar Hernández

La parada de metro de Sant Antoni de la línea L2.

La parada de metro de Sant Antoni de la línea L2. / JOAN CORTADELLAS

El Ayuntamiento de Barcelona ha pedido este miércoles en el consejo de administración de la Autoritat del Transport Metropolità (ATM) que el año que viene se congelen las tarifas del transporte público. La propuesta la ha formulado la teniente de alcalde Janet Sanz, que lo ha anunciado posteriormente en rueda de prensa. 

Para llevar a cabo esta medida, el gobierno municipal de Ada Colau prevé recibir 40 millones de euros de los Presupuestos del Estado del año que viene. Esta partida, además de permitir la congelación tarifaria, también serviría para sufragar la ampliación de la tarifa de zona 1 a todos los 36 municipios del Área Metropolitana de Barcelona (AMB).

El anuncio de Sanz ha coincidido con la aprobación e inicio de la cuenta atrás de la denominada Tarifa Plana que permitirá que los usuarios de las zonas 1 y 2 puedan moverse entre ambas con el billete y las tarjetas equivalentes en precio a la zona 1, pero sin modificar el actual modelo de zonas.

Rebaja del 50%

Para los usuarios de transporte público esta medida, que entra en vigor el 1 de enero del 2019, supone una rebaja, en la T-10 del 50 %. Es decir, un vecino de Sant Cugat pagará 10 euros por 10 viajes en lugar de 20 euros. Lo mismo ocurre para los miles de estudiantes de la Universitat Autónoma de Barcelona que podrán ir desde Barcelona a Bellaterra y volver con el mismo precio que ahora pagan para una zona gracias a esta Tarifa Plana.

El conseller de Territori, Damià Calvet, ha asegurado que este abaratamiento en el transporte para los 36 municipios metropolitanos de las zonas 1 y 2 va a suponer un incremento de 4,5 millones de viajes, un 10% de los 50 millones actuales. Este beneficio económico cubrirá en parte el coste de la medida, que además mejorará el medio ambiente al conllevar una menor utilización del coche privado.

Pendiente del Estado

Después de que la teniente de alcalde Sanz vinculara la congelación de las tarifas de transporte del año que viene a la aprobación de los Presupuestos del Estado, que el Govern de la Generalitat condiciona a la liberación de los políticos presos para poder apoyarla y que prospere, Calvet ha insistido en que esta última sigue siendo la prioridad.

El anuncio de la petición de congelación de tarifas por parte de la teniente de alcalde de Barcelona en Comú puede interpretarse como una forma de presionar al Govern de la Generalitat (PdeCat y ERC) para que permita aprobar los Presupuestos y constituye una propuesta atractiva en precampaña electoral municipal.

¿Pero que pasaría si al final el Gobierno de Pedro Sánchez no consigue tirar adelante los Presupuestos por la oposición de Pdecat y ERC? "Vamos a conseguir que el Estado cambie estos años de ausencia en los presupuestos del transporte. Las tres administraciones queremos que no suban los precios. La ciudadanía se lo merece", ha insistido Sanz.

Más de tres millones de beneficiarios

El conseller Calvet, que ha presidido la mesa con Sanz a su derecha y Antoni Poveda (alcalde de Sant Joan Despí y consejero de la EMT) a su izquierda, ha pedido a los periodistas que el anuncio de congelación de tarifas para el año que viene no eclipse la flamante Tarifa Plana que –ha dicho– "beneficia a 3.250.000 ciudadanos y es el primer paso para el sistema de transporte del futuro". "Sumaremos usuarios en le transporte público y los restaremos en el privado con los consiguientes avances en movilidad y en una menor contaminación". ha añadido.

Calvet ha anunciado que la Tarifa Plana con la unión de las zonas 1 y 2  es un primer paso hacia la instauración en el 2021 de la T-Mobilitat, un billete de transporte de formato digital (el actual sistema es analógico) que calculará la distancia en kilómetros y la repetición de trayectos para calcular la tarifa. Este sistema acumula un retraso tras otro. Ya hay varias ciudades europeas que disponen de tarjetas inteligentes para el cobro de los trayectos.

La subida del IBI en 18 municipios

Aunque la unificación en precios de las zonas 1 y 2, que afecta a 36 municipios del area de Barcelona, provoca un evidente abaratamiento, también supondrá menos ingresos y un mayor coste. La AMB aprotará 17 millones dee euros para ponerla en práctica, parte de los cuales se recaudarán con el aumento de viajeros previsto.

Los 36 municipios que compartirán la tarifa minima de transporte, la de la zona 1, son los que hasta ahora ya están en ella (Badalona, Barcelona, Castelldefels, Cornellà, Esplugues, Gavà, L'Hospitalet, Montcada, Montgat, El Prat, Sant Adrià, Sant Boi, Sant Feliu, Sant Joan, Sant Just, Santa Coloma, Tiana y Viladecans, que suman 2.836.925 habitantes) más estos municipios metropolitanos de la zona 2: Badia, Barberà, Begues, Castellbisbal, Cerdanyola, Cervelló, Corbera, Molins, Pallejà, La Palma, El Papiol, Ripollet, Sant Andreu de la Barca, Sant Climent, Sant Cugat, Sant Vicenç dels Horts, Santa Coloma de Cervelló y Torrelles (que suman 389.675 personas). Estos 18 últimos deberán cobrar ahora el impuesto metropolitano que repercutirá en los Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de sus ciudadanos.