Ir a contenido

JUNTA DE SEGURIDAD

Interior reorganiza pero no aumenta el operativo de Mossos en una Barcelona con un 19% más de delitos

El Govern apuesta por "optimizar los recursos" ante la imposiblidad de destinar más agentes a Ciutat Vella

La encuesta de victimización de la ciudad registra el segundo nivel más alto desde los años 80

Carlos Márquez Daniel

Herido un magrebí con un machete en una pelea con su compañero de piso en el Raval / ELPERIÓDICO (ATLAS VÍDEO)

Los vecinos de Riera Baixa, en Ciutat Vella, denunciaban el domingo un nuevo apuñalamiento en la calle. A plena luz del día. A nadie se le escapa que en el distrito más canalla de Barcelona pasan cosas indeseables. Pero a la vista de los acontecimientos, puede que sí hubiera alguien que no se había percatado de la situación: el Departament d’Interior. El Govern ha anunciado este lunes, de la mano del gobierno municipal, una "reorganización" de los efectivos disponibles para hacer frente a las "nuevas necesidades de la ciudad". Habrá optimización, pero en ningún caso, por ahora, incremento de agentes. Como telón de fondo, un dato inquietante: los delitos han aumentado un 19% entre enero y agosto en la capital catalana. En el global de Catalunya, por aquello de comparar, la subida es del 11,8%.

El ‘conseller’ Miquel Buch no ha estado presente en la junta local de seguridad. Motivos de salud. Le ha substituido Brauli Duart, secretario general de Interior, respaldado por el director de los MossosAndreu Martínez. En la bancada municipal se han sentado la alcaldesa Ada Colau y el comisionado de Seguridad, Amadeu Recasens. Todos ellos, escudados por los mandos policiales de cada bando. Ha habido coincidencia en el diagnóstico. Y aquí no valen apreciaciones ideológicas, sino la incuestionable estadística de ese incremento de delitos, sobre todo los hurtos (son el 59% del total con una subida de, también el 19%), así como los datos de la última encuesta de victimización -lanzada este mismo lunes con cierta nocturnidad y alevosía política, sin aviso previo-, que marca el segundo registro más alto desde los años 80: el 25,6% de los entrevistados asegura haber sido víctimas de uno o más hechos delictivos. Sobre todo en Ciutat Vella. 

Agentes más visibles

Colau se ha mostrado conciliadora, a diferencia de convocatorias anteriores para abordar esta cuestión, cuando afeaba a Interior que no atendiera su demanda de más vigilancia policial. Este lunes ha hablado de "colaboración", de un proyecto "para que los mossos sean más visibles en Ciutat Vella" y, en definitiva, de "un refuerzo policial que se hará efectivo en los próximos días". Concretamente, el 1 de noviembre. Duart se ha referido a una realidad en Barcelona que obliga a todas las administraciones "a entenderse y trabajar juntas porque la prioridad es la seguridad de las personas". Ha admitido que hacen falta 1.500 policías más, pero ante la posibilidad de que eso sea posible, al menos hasta el año que viene, ha alabado esta propuesta de "optimización de los recursos".

Colau, en la junta local de seguridad / DANNY CAMINAL

Sobre el papel, la idea es analizar de qué se dispone en cada momento para colocar a los efectivos sobre una suerte de mapa del juego de Risk que vendría a ser la Barcelona que requiere de más y mejor atención. ¿Significa eso que algunos distritos pueden perder mossos en beneficio de Ciutat Vella? Así es. Y todo, bajo la atenta mirada de una comisión de seguimiento de nueva creación que estudiará los movimientos con lupa de este despliegue policial a la carta. Todo ello se hará también de la mano de la Guardia Urbana, cuyo convenio de colaboración con Mossos, ha anunciado Duart, también será revisado, ya que se redactó en el 2005, con una capital catalana mucho menos internacional y con una vida estival mucho más sosegada.

Hacha enterrada

El responsable de Interior, a pesar de la insistencia de la prensa, no ha querido aportar datos concretos de cuántos policías pasarán a reforzar la vigilancia pero sí ha insistido en que se harán "mucho más visibles en las zona en las que es necesario que sean más visibles". La alcaldesa, que hace tan solo tres semanas acusaba a Buch de tener la cabeza "en otra parte" cuando se le requería sobre la inseguridad en la ciudad, ha expresado ahora su confianza en los nuevos mandos metropolitanos de la policía catalana. "No nos pusimos de acuerdo en su momento, pero nuestra obligación es conseguirlo", ha sostenido la líder de los ‘comuns’.

En cuanto a los datos presentados también este lunes, más allá de ese incremento del 19% de los delitos también llama la atención el aumento de las detenciones (9,5%) y de las personas investigadas (4,8%). El incremento de hurtos del 19% (un total de 86.834) se produjo sobre todo en el interior de establecimientos comercialeslocales de restauración y transporte suburbano, mientras que en los espacios públicos la tendencia se mantiene a la baja en comparación con el año pasado.

Agresiones y peleas 

Los incidentes producidos por peleas, amenazas y coacciones se mantuvieron bajo los mismos guarismos que en periodos anteriores durante este periodo. Por otra parte, se ha visto incrementada la cantidad de denuncias por agresiones y abusos sexuales. Mossos y Guàrdia Urbana han subrayado que trabajan coordinadamente en el desmantelamiento de pisos ocupados en el Raval, desde donde se venden sustancias estupefacientes y que durante este periodo se han desmantelado 46 pisos y realizado 60 detenciones.

Durante estos meses se han abierto 3.122 investigaciones por parte de las Unitats d’Investigació, el Àrea d’Investigació Criminal y el Àrea de Seguretat en el Transports dels Mossos d’Esquadra.