Ir a contenido

La finca Ca la Trava

Un detenido por quemar contenedores tras el desalojo de un inmueble 'okupado' en Gràcia

El Ayuntamiento de Barcelona se interesó en noviembre del 2017 por comprarlo

El Periódico

Uno de los contenedores quemados en Ca La Trava. 

Uno de los contenedores quemados en Ca La Trava.  / acn

Un grupo de manifestantes ha quemado diversos containers y causado daños en oficinas bancarias e inmobiliarias en una movilización convocada la tarde de este jueves para protestar por el desalojo esta mañana de un inmueble 'okupado' en el 154 de Travesera de Gràcia, conocido como 'Ca La Trava' en el que los Mossos han arrestado a dos personas. 

Los manifestantes han salido desde la plaza Virreina después de las 19.30 horas gritando consignas como 'Ca La Trava son disturbios', 'mande quien mande seremos ingobernables' y 'un desalojo, otra ocupación', entre otras, y han parado delante del antiguo Banc Expropiat, donde han tirado containers y petardos para incendiarlos. Los agentes han detenido a una persona que llevaba pastillas encendedoras encima y han denunciado a otros dos por desorden público. 

La manifestación se ha movilizado después de que esta mañana a las seis de la mañana, los Mossos hayan desalojado la casa okupa de Ca La Trava, en Gràcia, y hayan detenido a dos personas que lo ocupaban, que se habían quedado en el interior con los brazos dentro de un bidón lleno de cemento. Otros dos jóvenes, que también se han resistido como los anteriores, han sido denunciados, y el resto, otras cinco personas que también estaban en su interior del edificio, han sido identificados.

Imágenes del desalojo / 

A través de las redes sociales los ocupantes han convocado una concentración de apoyo durante el desalojo. Los ocupantes han tirado petardos. Una veintena de personas se ha acercado hasta la zona, entre ellas, el exdiputado de la CUP David Fernández. Ha habido una pequeña concentración en Travessera de Gràcia con Torrent de l'Olla. 

El colectivo denuncia que en la finca se proyectan pisos de lujo, en el marco de la especulación inmobiliaria de la que es víctima este barrio, como tantos de la ciudad.

El ayuntamiento se interesó por comprarlo

Se da la circunstancia de que el Ayuntamiento de Barcelona se interesó en noviembre del 2017 por comprarlo.  Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) en un comunicado, el procedimiento comenzó el 12 de diciembre del 2016 cuando el Juzgado recibió un atestado de los Mossos d'Esquadra con la denuncia de Inmobiliaria Mar S.L.U. --del grupo La Llave de Oro-- por un presunto delito de usurpación del inmueble.

Destrozos en una inmobiliaria /ángel garcía

El Juzgado hizo una primera orden de desalojo en abril del 2017, pero la defensa de uno de los ocupantes presentó recursos contra la decisión y, paralelamente, tres ocupantes del inmueble también solicitaron un programa de mediación.

En mayo del 2017, la inmobiliaria pidió que el desalojo se prorrogara un mes al ser requerida por el ayuntamiento para realizar un desalojo pacífico, pero en octubre de 2017 el Juzgado volvió a ordenar el desalojo forzoso, después de que los recursos fueran rechazados.

Petición de prórrogas

En noviembre del 2017, se volvió a paralizar el desalojo, ya que la magistrada fue informada de que, en el marco del proceso de mediación, el Ayuntamiento se interesó por la compra del edificio, pero en mayo de 2018 esta mediación terminó sin acuerdo con la propiedad, que en los meses siguientes solicitó diversas prórrogas del desalojo a requerimiento del consistorio.

Finalmente, el pasado 2 de octubre, el Juzgado decretó el desalojo y, paralelamente, rechazó una petición de la defensa de dos de los ocupados en la que solicitaban la prescripción del delito de usurpación.

Temas: Okupas