Ir a contenido

BARCELONEANDO

Devotos de Sherlock Holmes en Barcelona

El Círculo Holmes, la asociación de referencia en España, se prepara para cumplir su primer cuarto de siglo

Mauricio Bernal

Ojeda (Harold Stackhurst), con gorra y lupa holmesianos en el Pipa Club.

Ojeda (Harold Stackhurst), con gorra y lupa holmesianos en el Pipa Club. / JULIO CARBÓ

Elemental, mi querido Watson. ¿Pero cómo, si no de esta manida manera, querría alguien empezar a escribir sobre un club de devotos de Sherlock Holmes? Elemental, mi querido lector: elemental que en esta ciudad lectora –bueno, solía serlo– exista algo llamado el Círculo Holmes; elemental que para ingresar haya que someterse a un Bautizo Canónico –y será fusilado por un pelotón armado con jezailes quien tenga la desfachatez de escribirlo en minúsculas–; elemental que en ese ritual el nuevo socio tenga que escoger el nombre por el que será conocido en el Círculo, y que ese nombre sea obligatoriamente el de un personaje, lugar o incluso objeto que aparezca en el canon –es decir, los 60 relatos de Holmes firmados por Arthur Conan Doyle, cuatro novelas y 56 cuentos–; y elemental que nadie se pueda llamar ni Holmes ni Watson, porque de semejantes dos personajes solo puede haber un ejemplar.

En realidad, nada es elemental. Aunque al detective famoso le gustaría que lo fuera.

Los integrantes pasan por un Bautizo Canónico y escogen un nombre de personaje, lugar u objeto de la obra de Conan Doyle

El Círculo Holmes nació en 1994 de las ruinas –dicho de manera melodramática– de Actas de Baker Street, que fue su predecesora o germen. Desavenencias que no vienen a cuento fracturaron la asociación original y derivaron en la creación del Círculo Holmes, que está a un año de cumplir su primer cuarto de siglo. Los socios, un centenar, se reúnen periódicamente en la sede del Pipa Club, en Gràcia, y con una serie de gozosas excusas –clubes de lectura, películas, presentaciones de libros– se entregan a una igualmente gozosa adoración de su héroe. Su presidente, Miquel Ojeda –Harold Stackhurst, de ‘La melena de león’– lo formulará con menos pompa: dirá que el objetivo es "hacer seguimiento de la obra de Conan Doyle". Como es natural, todo miembro del Círculo Holmes afirmará que el detective existió. Todos dirán que Watson era su biógrafo, y que Conan Doyle era el agente literario de Watson. No se es integrante de ninguna asociación Holmes del mundo si no se juega a ese juego.

Expertos y asesores

El Círculo Holmes es la asociación de referencia en España. "Era una asociación casera hasta que en el 2008 nos llegó una invitación de la asociación francesa para asistir a un evento que organizaron en Montpellier. Luego, en el 2010, organizamos nosotros mismos un evento internacional al que vino gente de todo el mundo". Como expertos en todo lo que tenga que ver con el famoso detective son o deberían ser el natural recurso para resolver dudas, y hace poco asesoraron a los responsables de la obra que actualmente se presenta en el Teatre Apolo, ‘Sherlock Holmes y el Destripador’. "Básicamente, vigilamos todo el lado ‘holmesiano’ de la obra". El Círculo Holmes es miembro de la prestigiosa Sherlock Holmes Society of London, aunque en el mundo 'holmesiano' la asociación con más prestigio a nivel mundial es la ilustre (y estadounidense) The Baker Street Irregulars. Creada en 1934 por el periodista, novelista y poeta de Pensilvania Christopher Morley, han sido socios dos presidentes de EEUU: Franklin Delano Roosevelt y Harry Truman. Tiene unos 300 socios en todo el mundo y para ser miembro no hay que postularse: hay que esperar una llamada.

La asociación ha asesorado el montaje de 'Sherlock y el Destripador' que se presenta en la Sala Apolo

Ojeda, como la gran mayoría de integrantes del Círculo, llegó a Holmes por la vía de la lectura. "Siempre me habían gustado los libros de aventuras, y un día, con 14 o 15 años, vi en una librería un libro que era todo negro, todo, incluso los bordes de las páginas eran negros. Era ‘Las aventuras de Sherlock Holmes’". Pero la lectura hoy en día ya no es algo evidente, y las nuevas generaciones llegan al detective por el camino visual: las películas, las series que se han hecho últimamente. "Yo no me quedo con ninguna. Soy un purista. El Sherlock Holmes de Guy Ritchie es un James Bond o un Indiana Jones disfrazado. Pero reconozco que han vuelto a despertar el interés por el personaje. ¡Ahora salen pastiches cada semana!". Acaso es por eso que el promedio de edad de la asociación ha bajado lentamente en los últimos años.

Pastiche: todo Sherlock Holmes que no firma Conan Doyle. Todo lo que no es el canon.

Temas: Barceloneando