Ir a contenido

Tributo de la ciudad

El espigón de la Mar Bella de Barcelona ya lleva el nombre de Antoni Gutiérrez Díaz, 'El Guti'

El que fuera secretario general del PSUC pasaba allí ratos pescando

El Periódico

El poema de Joan Brossa dedicado a El Guti en el espigón de la Mar Bella que ya lleva el nombre del político.

El poema de Joan Brossa dedicado a El Guti en el espigón de la Mar Bella que ya lleva el nombre del político.

El Guti, el pediatra y político Antoni Gutiérrez, que falleció en el 2006, ya da nombre a uno de los espigones de las playas de Barcelona, en concreto al de la Mar Bella, donde pasaba ratos practicando la pesca, una de sus aficiones. Desde este sábado una placa de acero insertada en el pavimento recuerda al que había sido, entre otros, secretario general del PSUC, diputado y uno de los impulsores de la creación de Iniciativa per Catalu­nya, formación integrada hoy en el ayuntamiento en el gobierno que lidera Ada Colau. El tributo a este destacado impulsor de la unidad de la oposición antifranquista y del eurocomunismo, nacido en Premià de Mar en 1929,  se completa con una gran placa de acero grabada con el poema 'Laberint', de Joan Brossa en su memoria.

La alcaldesa ha acudido este sábado al acto de descubrimiento de la placa, y ha destacado que Antoni Gutiérrez, luchador antifranquista que siguió activo hasta sus últimos días, es un referente: "Personas como El Guti simbolizan el esfuerzo y el trabajo de la gente comprometida, democrática, de izquierdas y catalanista". Y ha añadido: "Estamos donde estamos porque hay gente que nos ha precedido. Este acto de memoria y afecto es también un acto de reconocimiento a muchos y muchas de los ciudadanos y ciudadanas de la ciudad", ha subrayado Colau.

Petición coral

El homenaje que se ha oficializado este sábado se empezó a gestar dos años después de la muerte del político y pedagogo, en concreto en el 2008, cuando un grupo muy amplio, un grupo coral, de personalidades del mundo de la política, de la sociedad y de la cultura, así como representantes de su familia, plantearon la posibilidad de poner el nombre de Antoni Gutiérrez a algún espacio de la ciudad. El Guti, una de las más destacadas figuras de la transición a la democracia, murió el 2 de octubre del 2006, después de sufrir un infarto mientras participaba en un congreso en Santiago de Compostela, a los 77 años.

La propuesta de rendirle tributo fue recogida y aceptada por la Ponencia de Nomenclátor de Barcelona, ​​aunque quedó a la espera de buscar el espacio que podía ser más idóneo. Y ese espacio se encontró junto al mar, en el espigón en el que el político pasaba ratos pescando, una de sus aficiones. La iniciativa de la nueva denominación se aprobó el 5 de octubre del 2016. Este sábado se ha materializado de manera oficial.