Ir a contenido

Sarrià alcanza tasas europeas de reciclaje con la recogida de basuras puerta a puerta

El nuevo sistema mejora la separación de residuos del 19% al 56% en el casco antiguo del barrio

La recogida de fracción orgánica se ha multiplcado por 10 desde el pasado febrero

El Periódico

Camión para la recogida selectiva de basuras.

Camión para la recogida selectiva de basuras. / AJUNTAMENT DE BARCELONA

Los vecinos del casco antiguo de Sarrià han pasado de reciclar un 19% a un 55,8% de los residuos desde la implantación del sistema selectivo de recogida puerta a puerta, un 18% más que la media de la ciudad, ha anunciado el comisionado de Ecología de Barcelona, Frederic Ximeno. El ayuntamiento inició en febrero la implantación de este sistema en esta zona del distrito de Sarrià-Sant Gervasi, con recogida nocturna en la puerta diferenciada por tipo de residuo y día, mediante el que se han recogido selectivamente 14.392 kilos. De este modo se ha duplicado la cifra recogida separada antes de la puesta en marcha del sistema.

En concreto, la recogida de la fracción orgánica se ha multiplicado por 10, pasando de 700 kilos semanales a 6.305 y alcanzando un 61% -superando el objetivo de la UE, del 60%-. Las impurezas, los residuos que no forman parte de la orgánica pero se tiran en esta fracción, se han reducido del 13% al 2%.

El reciclaje de cristal ha aumentado del 47% al 74% -también por encima de lo previsto por la UE, que está fijado en el 70%- y otros reciclables han subido del 34% al 71% -también supera el 50% que requiere la UE-, mientras que el papel no alcanza el objetivo europeo, establecido en del 75%, aunque ha registrado un incremento notable, al pasar del 30% anterior al 54%.

Residuo Cero

La iniciativa de la recogida de residuos puerta a puerta pretende lograr los objetivos de la Estrategia Residuo Cero, basada en la disminución de la generación de basuras, la reutilización de productos y el reciclaje eficiente, y salir del estancamiento del nivel de recogida selectiva que experimenta la ciudad desde hace unos cinco años, situado en el 36%.

El sistema se ha ido mejorando en base a propuestas realizadas por el grupo de trabajo de la Comisión de Seguimiento del Consejo de Barrio, con asociaciones vecinales, comerciantes, entidades y el Ayuntamiento, que han incluido mejorar la visualización de los adhesivos que alertan de incumplimiento y reabrir los contenedores de la plaza Artós que se cerraron inicialmente.

El Ayuntamiento prevé continuar trabajando con el grupo de trabajo, y como próximos retos incluye desarrollar medidas para eliminar puntos críticos en los que se abandonan bolsas sin reciclar y fomentar redes vecinales, especialmente en edificios con personas mayores y con diversidad funcional, para ayudar a bajar cubos de materia orgánica, entre otros.