Ir a contenido

La precampaña

Los partidos acogen con críticas los preparativos electorales de Valls

El PSC cree que su oferta al gurú de Maragall confirma que se presentará

ERC dice que el alcalde olímpico rechazaría "un españolismo que niega el debate"

Toni Sust

Valls, en un acto en Barcelona en abril.

Valls, en un acto en Barcelona en abril. / FERRAN NADEU

La noticia de que Manuel Valls quiere fichar al que fuera gurú electoral y mano derecha del alcalde Pasqual Maragall durante más de una década, Xavier Roig, ha suscitado reacciones de la mayoría de grupos municipales, esencialmente críticas, a la par que ha alimentado la convicción de que el exprimer ministro francés ha decidido presentarse a las elecciones municipales de mayo del 2019.

El recelo de los rivales potenciales de Valls ante su candidatura es palpable y la mayoría subraya su escaso conocimiento de la situación y las necesidades de la ciudad. Así lo indican fuentes del PDECat que dan a entender que el político francés se ve obligado a buscar activos que suplan su inexperiencia en la plaza: "Muy mal lo debe de tener Manuel Valls cuando tiene que fichar a una consultoría para presentar un proyecto para Barcelona".

"Candidato de la derecha"

Algo más beligerante se muestra ERC. Fuentes republicanas advierten a Valls de que “puede intentar comprar con dinero todo lo que no tiene, pero no dejará de ser un candidato del partido que está más a la derecha del arco parlamentario que nunca ha trabajado en Barcelona y para Barcelona y que quiere salvar una carrera política que sabe que en Francia está acabada”.

Las mismas fuentes juzgan normal que "busque atributos que no tiene, como candidato que nunca ha participado en la vida diaria de Barcelona, fichando a gente de prestigio", en alusión a Roig. Y advierten a Valls de que todo intento de establecer una comparación entre su proyecto y el de Pasqual Maragall, es vano: "Maragall no defendería nunca un españolismo que niegue el debate y la libertad de expresión como hace Ciutadans".

Donde más ha primado la cautela es en el PP de Barcelona, que ha optado por no entrar en detalles cuando todavía sigue sin descartarse que el partido de Alberto Fernández Díaz se acabe apuntando a una candidatura transversal constitucionalista: “Aún no es tiempo de batallas electorales”, dicen fuentes populares.

La confirmación

El PSC no entra en si Valls apela a sus referentes: "Entendemos que es una relación profesional y contractual entre asesor en comunicación y candidato. De confirmarse la información, viene a corroborar que finalmente la derecha de Ciutadans ya tiene candidato en Barcelona", afirma Carlos Prieto, secretario de organización del PSC de Barcelona.

Cada vez está menos claro que funcione la asociación que se ha hecho en los últimos meses, y que convierte automáticamente a Valls en "el candidato de Ciutadans". Ciutadans, por cierto, declinó comentar el posible fichaje de Roig por parte del exprimer ministro francés. Societat Civil Catalana no lo ve como su alcaldable: fuentes del colectivo destacan su proximidad con Valls pero precisan que electoralmente apoyan a las candidaturas constitucionalistas, sin decantarse por un candidato en concreto.