Ir a contenido

nueva protesta

Convocada huelga en el metro de Barcelona durante la Mercè

Los sindicatos acuerdan paros parciales entre el 21 y el 24 de septiembre por incumplimiento de los acuerdos alcanzados en julio del pasado año

El Periódico

Una jornada de huelga en el metro, en julio del 2017

Una jornada de huelga en el metro, en julio del 2017 / JOAN CORTADELLAS

El comité de empresa del metro de Barcelona ha convocado paros parciales en el servicio de este medio de transporte para los próximos 21, 22, 23 y 24 de septiembre, con lo que coincidirá con la celebración de las fiestas de la Mercè. Fuentes del Departament de Treball de la Generalitat han confirmado que el comité ha registrado este lunes en la 'conselleria' la convocatoria de los paros, que serán de dos horas por turno.

Los sindicatos protestan con esta acción por el supuesto incumplimiento por parte de la dirección del metro del convenio y de los últimos acuerdos alcanzados con la representación de los trabajadores.

El comité del metro y la dirección de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) rubricaron hace poco más de un año, en julio de 2017, un acuerdo sobre el contenido del convenio colectivo para el periodo 2016-2019.

El texto aseguraba "la estabilidad laboral y organizativa" para los próximos años, así como "unas condiciones laborales de calidad para la plantilla, con una mejora de las condiciones económicas y sociales", según aseguró TMB en aquel momento.

Las mejoras acordadas

El convenio, que afecta a 3.500 trabajadores, preveía la recuperación de 46 puestos de trabajo y que 372 contratos parciales pasaran a jornada completa, además de un incremento salarial del 4,5 % consolidable en tablas hasta 2019 y tres pagos únicos no consolidables.

El pasado viernes, 7 de septiembre, un grupo de trabajadores del transporte metropolitano se manifestó en la flamante estación de Foc, durante la inauguración de la ampliación de las dos estaciones (Foc y Foneria), en el barrio de La Marina, de la L-10. En las pancartas que llevaban ya anticipaban los paros por la "mala gestión" de los dirigentes del transporte metropolitano. ‘Los directivos de metro engañan a los trabajadadores. Son los culpables de la huelga’, se leía en una de las pancartas.

La convocatoria de paro ya ha tenido las primeras reacciones políticas. El líder del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni, ha exigido  al Gobierno de Ada Colau "soluciones inmediatas para no perjudicar más a los ciudadanos". El dirigente socialista ha avanzado en varios apuntes en Twitter que pedirán la comparecencia del ejecutivo municipal para explicar "cómo puede ser que un año después se reabra el conflicto del metro y vuelvan las huelgas", después de que se acordara el convenio colectivo el verano pasado.

"Este Gobierno, en lugar de solucionar problemas, crea nuevos y cierra los conflictos en falso. Los barceloneses no podemos pagar la incompetencia de un Gobierno en forma de huelgas", ha aseverado Collboni, que ha exigido negociación y soluciones.

La huelga del 2017

El 23 de julio del 2017 la plantilla del metro ponía fin a tres meses de huelga, todos los lunes, al votar los trabajadores 'sí' a la propuesta del convenio que ya había aceptado la empresa. El acuerdo significaba unas mejoras por valor de 23 millones de euros. Estas se concretaban en revertir la externalización de los trabajos de mantenimiento con la recuperación de 46 empleados; incrementar los salarios (un 1% anual y un 4,5% en complementos que no se consolidan pasada la vigencia del convenio); y reducir notablemente los contratos parciales y temporales. Un total de 372 contratos parciales pasarían a jornada completa y 190 trabajadores de verano, a fijos en el 2022. Con estos incrementos, se solucionaría la falta total de personal para atender a los usuarios en algunas estaciones del metro.

El resultado de las votaciones del pasado año no fue contundente. Se registró un ajustado 57% de votos favorables y solo votaron 838 empleados de una plantilla de 3.500 (un tercio estaba de vacaciones). El presidente del comité de empresa, Pere Ramon (CGT), declaró que la propuesta de convenio, elaborada con la mediación de la Generalitat, recogía "casi todos los puntos" de la plataforma que habían acordado los trabajadores. También aseguró que la negociación mostró que la dirección de TMB “no es de fiar” y aseguró que velarían por el cumplimiento de lo acordado. Ahora, dicen, ante el incumplimiento de la empresa, los trabajadores han decidió volver a los paros, y hacerlo a lo grande: con las fiestas de la patrona de la ciudad como telón de fondo.

0 Comentarios
cargando