Ir a contenido

edificio de moda

20.000 personas visitan cada día el Mercado de Sant Antoni

Más de dos millones de ciudadanos han pasado ya por la instalación

El consistorio ya desmonta las antiguas carpas provisionales y trabaja en la reurbanización del área

Felipe Valenzuela

El Mercado de Sant Antoni el día de su inauguración

El Mercado de Sant Antoni el día de su inauguración / FERRAN SENDRA

Más de dos millones de personas han visitado el nuevo mercado de Sant Antoni desde el día de su inauguración, el pasado 23 de mayo. El flujo diario de ciudadanos que han acogido el reformado edificio no se queda corto: 20.000 personas diarias suelen pasearse por el recinto de lunes a viernes. No obstante, la cifra más alta se la llevan los sábados, cuando se congregan una media de 30.000 visitantes, mientras que los domingos el centro respira de manera más tranquila con 15.000 entradas.

Lejos están los números actuales de los que hizo el mercado en sus primeros días -81.746 personas visitaron los pasillos del antiguo edificio en la jornada inaugural y el sábado siguiente ascendieron a 107.102-, pero los datos diarios parecen hacerle justicia a un mercado que llegó a esperar nueve años para entrar en funcionamiento.

Embellecer la zona

Por su parte, el Ayuntamiento de Barcelona ya está trabajando en el embellecimiento del barrio. Si bien el 12 de agosto se dio inicio al proceso de desmontaje de la carpa provisional de la calle de Urgell que antaño acogió al mercado dominical -durará hasta septiembre mientras que la situada en la ronda durará como mínimo hasta noviembre-, también se están llevando a cabo varias modificaciones para aumentar y mejorar la 'superilla' de Sant Antoni.

Los futuros meses estarán marcados por varias obras que reurbanizarán el entorno del mercado. En las calles de Borrell y Tamarit se trabajará en mejorar el paso de los vianantes y maximizar el espacio de circulación de bicicletas y vehículos de baja velocidad. Mientras que en la misma calle de Borrell pero ahora con Parlament, se reducirá el carril de ciculación a 10 km/h y se instalarán espacios de ocio y de juegos. A todo esto se le debe sumar la ampliación de las zonas verdes y la instalación de nuevo mobiliario urbano que implicarán un coste de aproximadamente un millón de euros.

Otra de las reformas singificativas del entorno -y de las más baratas, al costar 200.000 euros- será la ampliación de las aceras situadadas alrededor de las escuelas Ferran Sunyer y Sagrat Cor. Una modificación que, según la Administración, pacificará las calles y mejorará las condiciones medioambientales.