Ir a contenido

conservación del patrimonio

Historiadores y arquitectos, contra los planes de Colau para la Modelo

La plataforma SOS Monuments asegura que se pueden construir los equipamientos sin tener que derribar parte del edificio

Los grupos municipales están en contra del gobierno sin una idea sólida sobre qué hacer con la antigua cárcel

Felipe Valenzuela

La antigua cárcel La Modelo

La antigua cárcel La Modelo / FERRAN SENDRA

Una legión de historiadores y arquitectos ha surgido para oponerse a los planes del Ayuntamiento de Barcelona para con la antigua cárcel de la Modelo. El consistorio presentó el pasado mes de mayo tres documentos que, si bien no son más que borradores -el plan definitivo se tendría que haber dado a conocer el pasado julio pero se presentará finalmente en septiembre-, sí que podrían indicar por donde irán los tiros. Los tres esbozos en cuestión no conciben el derribo total del antiguo edificio pero sí que barajan una reforma en la estructura de la antigua prisión al demoler como mínimo uno de los brazos del panóptico, motivo que ha levantado las quejas de los defensores del patrimonio. 

"Hay mucha historia trágica en la Modelo. Ha servido prácticamente como campo de concentación y la van a derribar. Quieren que la memoria no moleste", alerta María Cruz Santos, historiadora y vicepresidenta de SOS Monuments, la asociación que aglomera a los profesionales consternados por los aún desconocidos planes del gobierno municipal. La entidad exige a la Administración mantener la simetría de los brazos y le acusa de presentar unos proyectos que no se asemejan en nada a lo debatido en las consultas populares.

Los borradores del ayuntamiento conciben la demolición de un brazo del panóptico, como mínimo

El consistorio por su parte se muestra abierto a la modificación de unos borradores que están lejos de ser una propuesta definitiva. "Vamos a conservar lo máximo posible. Los documentos presentados recogen las propuestas de la consulta popular y se corregirá lo que sea necesario", asegura a este medio Janet Sanz, concejala de Urbanismo y actual alcadesa accidental.

Patrimonio versus necesidades

Para SOS Monuments, la modificación en los brazos de la prisión no es más que un capricho del consistorio ya que no se aprecian razones técnicas para no respetar el conjunto del panóptico."Estamos defendiendo la totalidad de un edificio de muchos años de antigüedad -asegura Ricardo Vergara, presidente de la entidad-. No tienen ninguna afectación para ser tirado abajo, es ridículo". La meta del proceso participativo es dotar al barrio de la Nova Esquerra de l'Eixample con varios equipamientos necesarios para mejorar el día a día de los ciudadanos, entre los que destacan una escuela, más de un centenar de viviendas sociales y 14.000 metros cuadrados de parque urbano.

El ayuntamiento, a pesar de todo, tiene claro el valor histórico y arquitéctonico de la que una vez acogió tanto a disidentes políticos del franquismo como a sindicalistas. "Es peculiar por su forma, sus brazos y, por supuesto, el panóptico -afirma Sanz-. Tiene un interés patrimonial que vamos a conservar". El proyecto debe encajar con una demanda vecinal que el barrio arrastra desde hace décadas. "Se necesitan centros educativos, sacar la escuela de los barracones; zona verde para darle pulmones a la zona más densificada de la ciudad, y viviendas públicas para contrarrestar el acoso inmobiliario", asegura la concejala.

La postura de los vecinos del barrio es clara: quieren conservar el edificio pero también quieren los equipamientos. "Hemos participado en todas las reuniones y hemos hablado sobre las necesidades reales de la Esquerra de l'Eixample -afirma Sylviane Dahan, presidenta de la asociación de vecinos-. Conservar todo la cárcel no podrá ser. Hay que conseguir un equilibrio entre la memoria histórica y los equipamientos que nos faltan". Si bien los centros educativos y las viviendas sociales son prioridad máxima, el parque es imprescindible para los habitantes del distrito. "Vivimos en una zona de la ciudad muy contaminada. Necesitamos reducir la presencia de los coches pero también aumentar los espacios verdes. Ahora la decisión está en el ayuntamiento", asegura Dahan.

Los vecinos del Eixample piden un equilibro entre la memoria histórica y las necesidades del barrio

La oposición, sin posición concreta pero en contra de Colau

La falta de un proyecto definitivo también ha descolocado a la oposición del gobierno municipal que se muestra firme en su postura contra el gobierno de Ada Colau pero poco creativa a la hora de propiciar propuestas alternativas. Desde el PSC defienden la necesidad de dotar al barrio con los equipamientos necesarios y se oponen a la conservación total del edificio.  "Ahora se abre la oportunidad de superar el déficit histórico en equipamientos, zona verde y vivienda protegido. Se debe hacer con consenso vecinal y no cosmético", asegura el grupo político.

Por otra parte, Ciudadanos no muestra una postura clara al situarse únicamente en  contra de la falta de un plan definitivo. Acusan al ayuntamiento de tener entre manos una idea paralizada. "Es otro proyecto aplazado por parte del gobierno municipal con la excusa de realizar una consulta vecinal -alega Carina Mejías, regidora del partido- El problema es que por el momento no hay plan". El PDeCAT también carga contra el consistorio y lo acusa de tener el proyecto "empantanado" por el miedo de la alcadesa Ada Colau a tomar decisiones polémicas. "Estamos a la espera de que el gobierno municipal aterrice el trabajo hecho y ponga sobre la mesa un proyecto que podamos valorar y acordar", aseguran fuentes del partido.

La concejala de ERC Trini Capdevila se posiciona muy cerca de la postura conservadora de SOS Monuments. La edil asegura que su partido está a favor del "máximo nivel de conservación" dado que la Modelo es historia viva de la ciudad. "Es posible proyectar los equipamientos sin afectar al edifcio a nivel estructural", asegura. Desde CUP Capgirem Barcelona ven con escepticismo el proceso participativo y se muestran preocupados por las prisas del ayuntamiento ya que "la urgencia de disponer de equipamientos municipales puede provocar el derribo de parte de un edificio que ententedemos es patrimonio municipal histórico". 

"Vamos al día con el calendario -se defiende Sanz- El 2018 estará centrado en la participación ciudadana y a partir del 2019 comenzaremos el proyecto de ejecución." El plan orientativo era presentar una propuesta definitiva en julio pero no será hasta otoño cuando el ayuntamiento dará a conocer el futuro definitivo del emblemático edificio

0 Comentarios
cargando