Ir a contenido

EXPLOTACIÓN ANIMAL EN BARCELONA

«Antes explotaban a los niños; ahora, a los animales»

Andrea Prada, activista por los derechos de los animales de la asociación Vigilancia Solidaria

Manuel Arenas

Andrea Prada, de Vigilancia Solidaria.

Andrea Prada, de Vigilancia Solidaria. / CARLOS MONTANYES

Desde hace 18 meses, la asociación en defensa de los animales Vigilancia Solidaria investiga el negocio de los 'perros mendigo' en el centro de Barcelona. Su portavoz, Andrea Prada (Buenos Aires, Argentina, 1977), hace seguimiento junto con otros voluntarios de los individuos que utilizan a los animales. También publican impactantes vídeos de denuncia y han conseguido 8.000 apoyos en la plataforma 'Change.org'.

-¿Por qué empezaron a investigar este tema?

-Comenzamos al contactar con la propietaria de un perro que había sido robado y teníamos indicios de que también drogado y usado en la vía pública. A ella le volvió a llamar la atención otro perro por la calle. Consiguió leer el chip del animal y comprobar que estaba a nombre de una protectora; la Guardia Urbana lo decomisó y devolvió. Empezamos a recibir denuncias de anónimos y nuestras sospechas se confirmaron.

-¿Qué acciones han realizado?

-Sobre todo, seguimiento día y noche de estas personas. Tenemos documentadas grabaciones y fotografías de su actividad. Esta información la hemos presentado muchas veces ante la Policía.

-¿Qué respuesta policial han obtenido?

-La Guardia Urbana ha levantado actas a pie de calle y, cuando hablamos con Mossos d'Esquadra, Policía nacional o Guardia Civil, todos nos dicen lo mismo: o que no pueden hacer nada o que el asunto no es de su competencia. Al margen de actuaciones concretas de agentes de la Guardia Urbana que se han implicado decomisando, lo cierto es que ningún cuerpo de seguridad ni el Ayuntamiento han puesto solución.

-¿Qué conclusiones extraen de sus pesquisas?

-Está muy claro: antes explotaban a los niños; ahora, hacen lo mismo con los animales. Sobre todo perros, pero también gatos. Se trata de aprovecharse de la empatía de la gente. Y el rédito es jugoso: calculamos que, al estar en zonas turísticas, algunos pueden ganar hasta 100 euros diarios a través de los donativos.

-Según sus observaciones, ¿cuál es el estado de salud general de los animales?

-Muchos perros, la mayoría cachorros, están en los huesos. Pasan más de 15 horas en la vía pública. Hemos visto cómo les pegan y muchos están bajo los efectos de no sabemos qué drogas o sustancias. A veces la debilidad es tan grande que no pueden ni caminar

"Hemos visto cómo les pegan, y muchos están bajo los efectos de no sabemos qué drogas"

Andrea Prada

Activista de la asociación Vigilancia Solidaria

-¿A cuántos individuos han podido identificar?

-A unos 30. Van apareciendo nuevos y a otros no los hemos vuelto a ver. Durante este año, muchos de ellos han tenido hasta 10 o 15 perros distintos. En total, nosotros hemos visto alrededor de 60 canes diferentes.

-¿Por qué cree que no se ha puesto fin a esta práctica?

-Nos consta que, cuando la Guardia Urbana ha decomisado perros, estos han sido devueltos a quienes los explotaban. El Ayuntamiento de Barcelona es el responsable de tomar medidas y de que la Guardia Urbana no se vea sobrepasada.

-¿Qué solución ve?

-La Administración debe endurecer el control y no ser permisiva ante la explotación y maltrato animal, prácticas que por desgracia a veces parecen normalizadas. La Guardia Urbana debe tener más herramientas: por ejemplo, actualmente no suelen ir con lector de chip para cotejar los datos de los animales. Y, por último, los veterinarios deben incrementar la diligencia e informar al Arxiu d'Identificació d'Animals de Companyia en caso de notar irregularidades. Hay que actuar, porque estos grupos organizados han visto que no les ocurre nada y que en Barcelona hay negocio.

Temas: Perros

0 Comentarios
cargando