Ir a contenido

HARTAZGO CIUDADANO

La protesta contra el incivismo bloquea la Barceloneta

El barrio dice basta a los problemas que genera el turismo descontrolado y pide la dimisión de Ada Colau

Cientos de personas cortan la circulación en varias calles, incluyendo el acceso y la salida por la Ronda Litoral

Felipe Valenzuela

Manifestación de vecinos de la Barceloneta contra el incivismo

Manifestación de vecinos de la Barceloneta contra el incivismo / ALVARO MONGE

La Barceloneta ha cambiado por un día. La imagen de turistas sin camiseta y altavoces a todo volumen ha sido sustituida por un cuadro repleto de vecinos furiosos por los numerosos problemas de incivismo que llevan años sufriendo. A gritos de "más policía, más seguridad" y "Colau dimisión" unas 400 personas, según la Guardia Urbana, han mostrado su descontento con la Administración municipal en una manifestación donde han exigido, entre otras cosas, la renuncia de la alcadesa.

"Es ilegal lo que está haciendo esta señora", ha clamado uno de los portavoces de la marcha. "Le di mi voto pensado que nos ofrecería un futuro mejor pero está convirtiendo la ciudad en un parque temático", ha concluido entre vítores y aplausos. Pasadas las seis de la tarde, varios centenares de vecinos salían de la plaza de la Barceloneta con un objetivo claro: parar el barrio.

"Un barrio sin ley"

Ante la atónita mirada de turistas que o volvían de la playa o estaban sentados en terrazas, los manifestantes comenzaron su marcha y ocuparon ambos carriles del paseo Joan de Borbó. "Señora no se confunda, esto no es turismofobia", han cantado los vecinos de un barrio que lleva cuatro años sufriendo la falta de regulación a la hora de controlar la saturación del turismo y los pisos de alquiler.

"¿Qué esperan para actuar? ¿Que pase una desgracia?", se ha preguntado una mujer participante en la marcha. El momento de más tensión se ha producido en la plaza Pau Vila cuando el numeroso grupo de vecinos ha comenzado a detener el tráfico. Uno de los vehículos, al ver que tal vez tendría que quedarse varios minutos parado, intentó avanzar rápidamente y casi atropelló a uno de los manifestantes. Los portavoces de la marcha recordaban la naturaleza pacífica de la protesta pero les costó conseguir calmar a los más furiosos.

Pocos minutos después, los manifestantes se pusieron un objetivo: detener la entrada y la salida por la Ronda Litoral. Los organizadores no tardaron en lograr que los vecinos se centrasen en cortar esa zona y, pocos segundos después, la conexión de la ronda con la ciudad quedó obstruida. Los conductores afectados salieron de sus vehículos para admirar el panorama. y los más impacientes se encararon con algunos de los manifestantes, momento en el que tuvo que intervenir la polícia para evitar que la situación fuese a peor.

Los vecinos, hartos de todo

Poco faltó para que la tensión entre manifestantes y afectados se fuese de las manos, pero los portavoces de la marcha lograron tranquilizar el ambiente. "No vale la pena" han asegurado algunos de los organizadores que dirigieron a los vecinos hasta la comisaría de la Guardia Urbana y los Mossos d'Esquadra, situada en pleno paseo de Joan de Borbó.

El tramo final de la marcha ocurrió en la plaza del Poeta Boscà, delante del mercado de la Barceloneta. "Queremos daros las gracias a todos los que habéis participado", han afirmado los portavoces que, delante de todos los asistentes, han leído un manifiesto donde exigían a la alcaldesa la erradicación del incivismo, de la venta ilegal de todo tipo y de los pisos turísticos. "Estamos sufriendo una humillación por su incompetencia", ha clamado uno de los organizadores.

"No queremos cifras o nuevas normativas sino que comprueben que los ciudadanos podemos vivir en nuestro propio barrio", han asegurado los manifestantes. "Ya no se puede salir a la calle -han explicado vecinas del barrio-. La situación es insostenible. Aguantamos gritos a las tres o cuatro de la madrugada". Los vecinos, hartos del descontrol que deben soportar, han puesto sobre la mesa la posibilidad de movilizarse cada semana para reivindicar sus derechos. "Iremos hasta la plaza Sant Jaume si hace falta", ha afirmado uno de los vecinos entre aplausos y gritos de "Volveremos".

Temas: Barceloneta