Ir a contenido

La precampaña

Mascarell, dispuesto a ser alcaldable en BCN de una plataforma independentista

El entorno del delegado del Govern en Madrid da por hecha su candidatura

Munté, alcaldable oficial del PDECat, escoltaría al 'exconseller' en su lista

Toni Sust

Ferran Mascarell, junto a Neus Munté, en la presentación del programa de esta última como candidata.

Ferran Mascarell, junto a Neus Munté, en la presentación del programa de esta última como candidata. / JORDI COTRINA

Cuando Neus Munté venció Carles Agustí en las primarias en las que el PDECat eligió a su alcaldable en Barcelona, en mayo pasado, esperó unos días y se fue a Berlín a visitar a Carles Puigdemont para recibir su bendición. Allí, grabaron juntos un vídeo en el que el expresidente de la Generalitat declaró: "Barcelona no puede estar en mejores manos que las tuyas. Estoy convencido de que podremos celebrar personalmente y en libertad tu éxito". El PDECat hizo un tuit con las imágenes y alguien en el partido se dio cuenta en seguida: "Puigdemont no lo ha retuiteado". Una señal evidente, dice un conocedor de los entresijos de la antigua Convergència, de que algo no iba bien.

Munté ha desarrollado desde entonces una intensa actividad, tanto entre los afiliados del PDECAt como comentando cuestiones ciudadanas. Se ha volcado en su tarea, la de darse a conocer como alcaldable. Pero la verdad es que incluso cuando presentó oficialmente su proyecto para desbancar a la alcaldesa, Ada Colau, en un acto en los jardines del Hospital de Sant Pau, la sensación ha sido la misma. Cualquiera que pintase algo en la galaxia exconvergente confirmaba que era probable que al final no acabara como cabeza de lista, aunque sí como candidata. Porque la última palabra siempre la ha tenido Puigdemont, pensando en una candidatura unitaria independentista que permita incluir al Ayuntamiento de Barcelona en el frente de la causa soberanista, en la que el PDECat parece destinado a ser un integrante más del equipo.

La sensación se reforzó sobremanera cuando Ferran Mascarell, concejal relevante en Barcelona en tiempos del PSC y luego 'conseller' de Cultura en el tripartito de Pasqual Maragall y en el primer Govern de Artur Mas, presentó en el Ateneu Barcelonès el proyecto de una lista conjunta soberanista en la capital catalana que apostara por lograr los 21 concejales que marcan la mayoría absoluta –algo que nadie ha logrado antes en la ciudad- y desactivara así un posible triunfo de Ciutadans. Lo hizo un día antes de que Munté visitara a Puigdemont.

La lista de Puigdemont

Aunque Mascarell no aclaró si tenía intención de ser el alcaldable, nada explicaba su posicionamiento si no albergaba esa posibilidad. En aquel acto, por cierto, Artur Mas y Munté se sentaron en primera fila, lo que todavía reforzó más la convicción de que sería Puigdemont el que tomaría la decisión definitiva. Mascarell, que lógicamente

Cuando Puigdemont no retuiteó el vídeo que grabó con Munté en Berlín, alguien avisó de que estaba claro que no sería la alcaldable

empezó a sonar como el potencial elegido, está dispuesto a asumir la responsabilidad, según confirma su entorno. Su designación no está cerrada, y en principio no debe producirse antes de las primarias soberanistas abiertas que postuló en el Ateneu para la confección de la lista unitaria.

Una propuesta que, con tintes algo distintos, ya había hecho el tertuliano y filósofo Jordi GrauperaSegún los planes de Mascarell y los suyos, lo óptimo sería que se produjeran solo unas primarias en el mundo independentista, pero se antoja complicado que el tertuliano, que ha defendido las suyas con ardor pese a que ERC y el PDECat no le han comprado la idea, renuncie ahora a celebrarlas y acepte integrarse en el proceso que propuso Mascarell. A Graupera le queda la opción de presentarse en solitario, si no admite figurar en la lista de Puigdemont. Una lista, por cierto, en la que se da por hecho que Munté, pese a su escasa proximidad con el expresidente, estará en la parte alta, si no de número dos.

El actual delegado del Govern en Madrid ha pasado ya una fase, ya que la versión que ofrece su entorno es que inicialmente fue Mascarell quien contactó con un grupo de gente para plantear una candidatura barcelonesa que con el tiempo ha resultado del gusto de Puigdemont y sus próximos.

La ausencia de ERC

Al 'exconseller', dicen, no le intimida que ERC haya rechazado de plano la posibilidad de sumarse a la lista unitaria, lo que persigue es una unidad soberanista de carácter ciudadano. El republicano Alfred Bosch se ve arropado por las encuestas para intentar el asalto a la alcaldía. Sus correligionarios argumentan que una candidatura conjunta obtendría un resultado inferior en concejales a los que podrían sumar las dos listas por separado. Sostienen que si van de la mano de la candidatura de Puigdemont corren el riesgo de perder votos de izquierda en favor de la CUP o incluso de Colau.

0 Comentarios
cargando