Ir a contenido

AMBULATORIO CAP RAVAL

El ambulatorio del Raval Nord, alternativa para el Macba

Que el museo se amplíe en el edificio racionalista de los años 30 que necesita desalojar el CAP del Raval es una alternativa sobre la mesa

Ernest Alós

Instalaciones del CAP Raval Nord en julio pasado.

Instalaciones del CAP Raval Nord en julio pasado. / ALBERT BERTRAN

Las diferentes alternativas para que el CAP Raval Nord consiga unas instalaciones dignas y el Macba pueda ampliarse, cuando tenga recursos para hacerlo, en el entorno cercano del museo, siguen sobre la mesa de las administraciones, Ayuntamiento de Barcelona, Departament de Salut y Departament de Cultura. Además de las propuestas de enviar la expansión del Macba a Santa Mònica, a la antigua fundición de cañones del portal de la Pau o a Tecla Sala, existe otra en la recámara. Directamente, un cambio de cromos: que el CAP ocupe la capilla de la Misericòrdia que se le había prometido al museo de arte contemporáneo y que este incorpore como una de sus instalaciones el sanatorio antituberculoso de los años 30 en el que el centro sanitario ya no puede seguir dando un servicio adecuado a la población del barrio.

Esta es una propuesta que contaría con el beneplácito del ayuntamiento, tanto el distrito de Ciutat Vella como el Icub, y que el Departament de Salut incluye como "una de las alternativas" válidas, aunque este último no la considera aún como su única apuesta, pero ha sido rechazada por la Fundació Macba y, con ella, al menos de momento, también por el Departament de Cultura de la Generalitat. Salut considera que la decisión aún está "en discusión" entre las muchas partes implicadas.

Un cambio de cromos

La opción ‘cambio de cromos’ tiene ventajas e inconvenientes. Desde el punto del Macba, la pega es que ninguna opción mejora la de la capilla de la Misericòrdia, cuyo espacio, tras un derribo que nadie objeta, sería necesario para poder mostrar una parte de la rica colección de 6.000 piezas de arte contemporáneo que el Macba no puede lucir en su edificio de Richard Meier, está a 20 metros de este. Y de ocuparlo, junto a la capilla del Convent dels Àngels cedida anteriormente, las distintas secciones del Macba rodearían la plaza dels Àngels, creando un foco que era una de las ambiciones del fallecido presidente de la Fundación Macba Leopoldo Rodés, que sus sucesores al frente de la entidad no quieren traicionar.  

Sin embargo, el CAP Raval Nord necesita urgentemente dejar su actual ubicación, el antiguo Dispensari Central Antituberculós de los arquitectos racionalistas Josep Lluís Sert, Joan Baptista Subirana y Josep Torres Clavé, construido por la Generalitat republicana en 1933. El valor patrimonial del edificio dificulta que se puedan hacer las modificaciones necesarias para garantizar la accesibilidad necesaria, por no decir la ampliación necesaria de las instalaciones. Desde hace años, Salut y Ayuntamiento de Barcelona han buscado distintas ubicaciones en reducido y saturado espacio del Raval Nord, hasta llegar a la conclusión de que la capilla de la Misericòrdia es el único que permitiría su traslado sin salir del barrio (algo innegociable para atender al vecindario) y que según fuentes municipales ya se advirtió cuando se aprobó el proyecto de ampliación del Macba el año pasado.

La opción vanguardista

Si el CAP Raval Nord deja su actual sede, un edificio propiedad de la Conselleria de Salut, se abriría esta posibilidad alternativa: quedaría disponible el vanguardista edificio de los años 30, situado solo a 300 del Macba. Y no parecería tan descabellado  que una de las joyas de los arquitectos del GATCPAC acogiese una colección de arte contemporáneo. Aunque otra cosa es que las dificultades para adaptar el edificio a su uso sanitario, para el que fue pensado originalmente, no sean menores para acondicionarlo para la exposición de obras de arte. 

Temas: Macba

0 Comentarios
cargando