Ir a contenido

Ola de calor

El Ayuntamiento deniega parasoles a los trabajadores del Park Güell

Los informadores del parque reclaman protección para poder soportar las altas temperaturas

La empresa municipal considera que las sombrillas representan una 'contaminación visual'

Gabriel Ubieto

Trabajadores de Barna Porters desempeñando sus funciones en el Park Güell a pleno sol.

Trabajadores de Barna Porters desempeñando sus funciones en el Park Güell a pleno sol. / PAULA GONZÁLEZ

Varios trabajadores de la empresa Barna Porters, subcontrata de la empresa municipal BSM que gestiona las instalaciones del Park Güell, han solicitado poder disponer de un parasol durante su jornada laboral. En plena ola de calor, estos empleados que realizan funciones de informadores a los visitantes denuncian que deben desempeñar su función bajos temperaturas de entre 35 y 40 grados al sol. "Son condiciones insoportables que se podrían mejorar fácilmente. El año pasado ya tuvimos cuatro desmayos", afirma el delegado sindical de CSIF, Mario Amadas.

La principal reivindicación está concentrada en la conocida como plaza de la Natura, la balconada desde la que los visitantes disfrutan de vistas a toda Barcelona con el dragón de Gaudí a sus pies. Barna Porters, la subcontrata, sostiene que su departamento interno de prevención de riesgos les recomendó colocar un parasol en la explanada, pero que, al solicitarlo a BSM, se les fue denegado, tal como explica su director, Albert Mazo. Fuentes de BSM lo confirman y mantienen que un parasol generaría "contaminación visual", al romper la armonía de un arquitectura considerada patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

Los trabajadores destinados a esa balconada, sin árboles ni vegetación que proyecte sombra alguna, realizan rotaciones de veinte minutos y suelen acumular en dicho puesto entre una y dos horas cada jornada de ocho horas. "En verano reducimos los turnos de una hora a 20 minutos para prevenir insolaciones", afirma el director de Barna Porters. La retirada de la obligatoriedad de llevar los petos identificativos entre los 60 informadores de la plantilla ha sido otra de las medidas pactadas entre trabajadores y empresa para paliar los efectos de la ola de calor.

Desplazar el punto de información no es una posibilidad que contemple BSM, ya que el alto flujo de visitantes precisa de una persona que no solo informe, sino que vaya controlando que no se organicen colas ni masificaciones.    

Elevarán la queja al Ayuntamiento

El pasado 1 de agosto los trabajadores abrieron una petición en la plataforma Change.org, que en seis días ha conseguido más de mil firmas. En paralelo, han redactado un informe que pretenden entregar el próximo lunes en el Ayuntamiento a la alcaldesa, Ada Colau, o, en su defecto, a la comisionada de salud, Gemma Tarafa. En dicho informe cuantifican en un total de cinco los puestos que no están cubiertos por sombra alguna y en los cuales los trabajadores de Barna Porters deben desplazar su posición para aprovecharse de los parasoles que sí tienen instalados los trabajadores de BSM.

El poder llevar pantalones cortos o usar un paraguas para protegerse del sol, como hacen muchos de los turistas que visitan el parque, son otras de las reivindicaciones de los trabajadores, tanto de Barna Porters, como de BSM. En el caso de los paraguas, únicamente está permitido su uso en caso de lluvia, no recurrentemente para protegerse del sol y sus altas temperaturas. "Son reivindicaciones razonables que se repiten año tras año y que esperamos acabar consensuando con la empresa", opina el delegado de UGT, Jordi Guerrero.

0 Comentarios
cargando