Ir a contenido

CONFLICTO DE CONVIVENCIA

Vecinos y oposición exigen que se ponga orden en la Barceloneta

La movilización vecinal contra el incivismo logra el apoyo de la mayoría de partidos

El ocio nocturno propone más campañas nocturnas de prevención del incivismo

Patricia Castán

Usuarios de vehículos eléctricos por el paseo Marítim. / CARLOS MONTANYES

Usuarios de vehículos eléctricos por el paseo Marítim.
Unos agentes cívicos piden a unos visitantes que se pongan la camiseta en la Barceloneta.

/

Coincidencia en el diagnóstico y también en la cura: los excesos incívicos se han descontrolado en la Barceloneta y es necesario incrementar recursos para frenarlos y evitar la degradación del barrio marinero. Así opinan los vecinos movilizados, la mayoría de grupos de la oposición y hasta el sector del ocio nocturno, que tiende una mano para trabajar en la prevención del incivismo en el horario nocturno. Una visión que no comparte el ayuntamiento, convencido de que sus planes integrales están dando fruto y de que la solución no pasa por más presencia policial.

La Associació de Veïns de la Barceloneta lidera la reivindicación, que apoya con sus propios recursos editando un folleto que reparte estos días entre los visitantes del barrio exigiendo civismo. En el tríptico, dirigido a turistas y autóctonos, animan a disfrutar el barrio pero "conservando su esencia". E ironizan pidiendo que nadie se "olvide sus pertenencias", en alusión a los orines, excrementos y vómitos que dejan tras de sí los juerguistas que desfilan por el barrio.

Escenas de incivismo en la Barceloneta. / VICENS FORNER

Tras la información publicada ayer por EL PERIÓDICO, los partidos de la oposición expresaron su apoyo a la reacción vecinal, que se siente abandonado por el ayuntamiento en el control de un barrio totalmente masificado en verano por efecto del turismo y de los miles de personas que acuden a sus playas. El PDECat acusa en particular a la concejala de Ciutat Vella, Gala Pin, de "dejadez de funciones" y considera que "la situación es límite y está fuera de control". Pide que se refuerce la presencia de Guardia Urbana, que se haga cumplir la ordenanza cívica, se evite el tráfico de drogas en los bancos de la calle y se combata la proliferación de vehículos de movilidad personal que circulan sin control.

Más drástico aún, el PP municipal exige un "plan de choque" urgente y considera que Colau ha agravado el incivismo con su "permisividad" y "complejos al gobernar". Recuerdan que la alcaldesa vio "frustrada" su intención de modificar la ordenanza del civismo, "donde ampliaba hasta 200 metros de la playa el permiso para pasear sin camiseta o en bañador". Una actitud, el torsonudismo, que no gusta a la ciudadanía.

Pasar a la acción

El exsocio de gobierno de Colau, el socialista Jaume Collboni, la ha interpelado: "¿Qué piensa hacer delante de los vecinos y vecinas de la Barceloneta que reclaman a su ayuntamiento que actúe de una vez por todas?". Y solicitado que se convoque a la Junta de Seguridad urgentemente para tomar cartas al respecto, junto con el conflicto del 'top manta'. ERC ve en el conflicto otro ejemplo de "desgobierno" y lamenta que sean los ciudadanos los que tienen que "poner orden". Y para Santiago Alonso, concejal de Ciutadans, el balance de la acción del Gobierno municipal en Ciutat Vella se resume en "la retirada de la estatua de Antonio López y el cambio de nombre de la calle de Almirall Cervera".

En el bando vecinal, Manel Martínez, vicepresidente de la asociación, cuestiona algunos de los datos ofrecidos por el consistorio sobre el operativo integral (de limpieza a prevención) desplegado por el ayuntamiento y que parte del Pla de Veïnatge que quiere mejorar la convivencia. Y en cualquier caso lo califica de "insuficiente" ante las afluencias y variedad de problemáticas que registra el barrio.

Uno de los vértices del conflicto, el ocio nocturno situado en el Front Marítim, también pide recursos a la administración local para ser más proactivos contra el incivismo y su prevención. La federación Fecasarm y la asociación de locales de la zona reivindican campañas conjuntas (como ya se han hecho en otros barrios) pero más intensificadas en la zona, aunque recuerdan que el espacio público compete al consistorio y este debe implicarse en el despliegue. En paralelo, han reforzado la vigilancia privada conjunta en la zona, y se ha logrado la presencia de los Mossos. 

Temas: Barceloneta