Ir a contenido

PLAN DE DESARROLLO URBANÍSTICO

Hora cero para el Besòs y las Tres Chimeneas

La Administración pone en marcha un nuevo proceso participativo para dar forma a las 32 hectáreas afectadas

No se abordará a los propietarios hasta aprobar un proyecto que fije el equilibrio entre pisos, zona verde y actividad económica

Carlos Márquez Daniel

El entorno de las Tres Chimeneas, este martes. 

El entorno de las Tres Chimeneas, este martes.  / RICARD CUGAT

Un banco, una empresa energética, varios ayuntamientos y un gobierno, amén de la ciudadanía, tienen que ponerse de acuerdo para decidir el futuro de uno de los mayores solares pendientes del área metropolitana de Barcelona. Está en la desembocadura del Besòs, otrora zona fabril hoy convertida en museo involuntario de la industrialización del entorno de la capital catalana. Sobre la mesa, un plan director urbanístico (PDU) que fije los usos del terreno, cuyo principal estandarte son las tres hercúleas chimeneas de la central térmica. Se empezará por el proceso de participación, que no será vinculante. Luego llegarán las decisiones políticas y los acuerdos con los privados. Si llegan. 

Este martes se ha presentado la hoja de ruta que debe permitir desatascar uno de los proyectos metropolitanos de mayor alcance del siglo. Han comparecido los ayuntamientos de Sant Adrià del Besòs, Badalona y Barcelona (este último ostenta la presidencia del Consorcio del Besòs) y un representante del Govern. Han coincidido en que este es un "ámbito muy potente y simbólico" y en que se buscará "el máximo consenso posible". No está claro cuántas viviendas se construirán, a pesar de que el año pasado se habló de 1.719 viviendas en edificios de hasta 15 plantas. Lo que no se discute es que habrá una explotación mixta de las 32 hectáreas afectadas, en una mezcla equilibrada de pisos, actividad económica y zonas verdes. También está pendiente la recuperación de la playa, pero eso es algo que corresponde a Fomento y que el propio Consorcio ya se ha encargado de recordar al Gobierno.

Inversores 'welcome'

Una vez terminada la comparecencia, el alcalde de Sant Adrià, Joan Callau, explicaba a este diario que algunos grandes inversores "han venido a picotear" a la zona, pero por el momento ninguno de ellos ha presentado una oferta formal. "Ojalá venga un grupo hotelero y se quede las tres chimeneas", ha compartido. También se ha especulado con una gran zona comercial en la parte más oriental, la que está en el término municipal de Badalona. Por lo pronto, lo único seguro es que entre septiembre y octubre se realizarán cinco sesiones informativas para poder alumbrar unas conclusiones a finales de año y poder dar salida a la aprobación inicial del PDU en algún momento del 2019. Luego vendrá el periodo de alegaciones y los cambios de última hora. Y durante el proceso, o quizás se deje para después para tener la mayor presión social posible, se tanteará a las empresas privadas propietarias de parte del terreno (tienen en sus manos el 58% del suelo) para que se sumen al plan. El solar público es el más cercano al río y a día de hoy hay una zona polideportiva destinada a desaparecer. 

No será la primera vez que se sondee a la población. Ya en el 2016 se realizó un primer proceso participativo, aunque entonces, según denunció la Plataforma por la Conservación de las Tres Chimeneas, solo se preguntó a 100 personas durante tres talleres. En cualquier caso, ni entonces ni ahora, la opinión ciudadana será definitiva, aunque sí se tendrá en cuenta, tal y como se han encargado de resaltar los representantes de las instituciones. Janet Sanz, teniente de alcalde de Urbanismo del consistorio barcelonés, ha señalado que ahora es el momento "del liderazgo público para decidir cómo queremos que sea el único espacio que queda por repensar en el entorno metropolitano". Con permiso del Morrot, el proyecto urbanístico de la Marina del Prat Vermell o lo mucho que queda por desarrollar en el 22@ o sobre la futura y enorme Sagrera ferroviaria.

El proceso participativo abordará cuatro aspectos: la conectividad y la accesibilidad, el grado de edificación, el futuro de las Tres Chimeneas (tienen un techo potencial de 45.000 metros cuadrados más otros 17.000 del edificio de turbinas) y el diseño del espacio público

'No' vecinal a las viviendas

La Plataforma por la Conservación de las Tres Chimeneas, que lleva años ejerciendo de contrapeso ciudadano a los intentos especulativos en el ámbito de la desembocadura del Besòs, espera que el proceso participativo sea de verdad una “oportunidad para debatir” y reclama que las conclusiones “sean tenidas en consideración”. Roger Hoyos, portavoz de la entidad, ha explicado que su propuesta pasa por “un gran parque urbano con equipamientos que habría que pactar en función de las necesidades tanto de Sant Adrià y Badalona como del Área Metropolitana de Barcelona. No apuestan en ningún caso por levantar viviendas, algo que las Administraciones parece dar por seguro.